Análisis:Primeros Juegos suramericanosAnálisis
i

Ánimo, Madrid

Acabo de ver por televisión cómo el Comité Olímpico Internacional ha concedido los Juegos Olímpicos del año 2016 a Río de Janeiro. Me alegro por Río, pero lo siento muchísimo por Madrid. Sobre todo, porque esta vez ha estado cerquísima de conseguirlos al quedar eliminada en la primera ronda la ciudad de Chicago, una de las favoritas a partir del momento en que Barack Obama alcanzó la presidencia de Estados Unidos.

Pero la tristeza de hoy no tiene que impedir recuperar la ilusión para ganar los Juegos Olímpicos del año 2020, aunque para ese año compitan ciudades como Berlín, París y tal vez de nuevo Tokio y Chicago. El espíritu olímpico aprecia enormemente la perseverancia y si Madrid demuestra que es capaz de perseverar más que nadie y se presenta de nuevo, con renovadas fuerzas, con un proyecto aún mejor si cabe, Madrid ganará. Y se lo habrá merecido. Por eso desde Barcelona quiero daros ánimo. A todos los que vais a seguir luchando para que Madrid sea la ciudad olímpica de 2020. Y si en algún momento alguien necesita una mano, un consejo, una opinión de las muchísimas personas que convertimos el sueño de Barcelona 1992 en una realidad, contad con nosotros. Nada nos haría más felices que volver a luchar, sufrir y trabajar con todas nuestras fuerzas para volver a tener unos Juegos Olímpicos cerca.

Más información

Ánimo, Madrid. Contamos contigo. Cuenta con nosotros.

Lluís Bassat es publicitario y creador y realizador de las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos de Barcelona 1992.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de octubre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50