Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los populares no llevarán hasta Europa la teoría de la persecución

La teoría de la persecución, que dominó el discurso del PP durante todo el verano y el inicio de septiembre, no desaparece pero remite. En agosto, en pleno fragor de las denuncias sobre el supuesto espionaje sufrido por dirigentes populares -nunca probadas-, Mariano Rajoy dijo dos cosas: una, que él preguntaría en el Congreso a José Luis Rodríguez Zapatero por este asunto. No lo hizo. Y dos, que pensaba llevarlo al Parlamento Europeo para "defender el honor del PP" y denunciar que el PSOE se aprovechaba de la fiscalía y la policía para perseguir a la oposición.

Tampoco el segundo anuncio se cumplirá, según Luis de Grandes, número dos del PP en el Parlamento Europeo. "Eso fue una reflexión que se quedó ahí. Se ha especulado con la posibilidad, pero no vamos a emprender ese camino, no vamos a poner palos en las ruedas en plena presidencia española de la UE, vamos a aportar fortaleza, ideas y apoyo al Gobierno, no dificultades", señaló.

Ante una nueva pregunta, el eurodiputado insistió: "El grupo parlamentario del PP en el Parlamento Europeo no tiene ningún encargo de emprender iniciativa alguna en ese sentido".

Rajoy mantiene su tesis de que fiscalía y policía tratan de manera distinta a los supuestos corruptos del PP y del PSOE. Es lo que responde cada vez que le preguntan por el caso Gürtel, con lo que evita entrar en el fondo del asunto: la corrupción. Soraya Sáenz de Santamaría está preparando un informe -lleva semanas trabajando con su equipo- sobre ese trato discriminatorio. Sin embargo, algunos eurodiputados veteranos consideraban que llevar el asunto a Bruselas era muy arriesgado, porque podía fácilmente quedar en nada. Rajoy ha optado por la prudencia para concentrarse en sus tareas de oposición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de septiembre de 2009