Calderón nombra fiscal general a un dirigente con un pasado polémico

Chávez está acusado de no investigar las muertes de mujeres de Ciudad Juárez

México tiene un dolor sin resolver guardado en la memoria. En enero de 1993, en Ciudad Juárez, apenas unos metros al sur de Estados Unidos, fue encontrado el cadáver de una niña llamada Alma Chavira. Fue la primera de una larga lista de niñas y de mujeres torturadas, violadas, asesinadas. Otras muchas siguen sin aparecer. No hay cifras exactas de la magnitud de la tragedia, pero lo que sí existe es la convicción compartida de que las autoridades de entonces no hicieron lo necesario por investigar aquellos crímenes. Las muertas de Juárez permanecían como un dolor sordo en la memoria hasta que el presidente de México, Felipe Calderón, pronunció el lunes el nombre del nuevo procurador general de la República (fiscal general del Estado). Arturo Chávez Chávez es señalado directamente por las organizaciones de Derechos Humanos como uno de los responsables de que aquellas muertes sigan siendo un misterio y una vergüenza.

El nuevo procurador general de México minimizó hasta 1998 los 'feminicidios'
Más información
México sube impuestos para tapar un agujero de 23.000 millones

Chávez Chávez fue de 1992 a 1994 subprocurador de Justicia de Chihuahua (el Estado del que Ciudad Juárez es la ciudad más poblada). De 1994 a 1996 fue delegado de la Procuraduría General de la República (la PGR, el equivalente, aunque con más funciones, de la española Fiscalía General del Estado). Y de 1996 a 1998, procurador del Estado. El caso es que aquellos seis años coincidieron con el hallazgo de los primeros cadáveres de mujeres. Lejos de situarse junto a las familias, las autoridades de entonces -entre ellos Chávez Chávez- fueron acusadas por las asociaciones de víctimas de minimizar el problema y hasta de obstaculizar las investigaciones. De hecho, en 1998, la Comisión Nacional de Derechos Humanos pidió al gobernador de Chihuahua que investigara a Chávez Chávez por "omisión o negligencia". No hubo contestación.

Lo más llamativo es que el nombramiento del nuevo procurador general de la República se produce sólo cinco días después de que el presidente Felipe Calderón, en su tercer informe de Gobierno, admitiera sin tapujos el divorcio entre los mexicanos y sus políticos. "Los ciudadanos no están satisfechos", admitió, "y perciben una enorme brecha entre sus intereses y los de los gobernantes".

Chávez Chávez -cuyo nombramiento aún tendrá que ser ratificado por el Senado- llega para sustituir a Eduardo Medina Mora, quien ayer recibió el respaldo del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Manlio Fabio Beltrones, coordinador del PRI en el Senado y uno de los políticos más poderosos de México, calificó ayer de "lamentable" la salida de Medina Mora, de quien dijo que "su honestidad está a toda prueba". No es desde luego éste un detalle menor, teniendo en cuenta que la sospecha hacia los políticos que combaten al narcotráfico es moneda común. El caso es que Medina Mora ha caído víctima de su disparidad de criterios con el presidente y, sobre todo, con el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, quien sale claramente fortalecido de la crisis de Gobierno. Medina Mora tenía el pleno apoyo de la DEA (la agencia antidroga norteamericana), pero cada vez menos apoyos en su propia casa. Calderón decidió finalmente sustituirlo por un hombre, Chávez Chávez, que desde el primer momento se pondrá a la orden de García Luna, lo que equivale a decir que a partir de ahora la Policía Federal tendrá un mayor protagonismo en la lucha contra el narcotráfico en perjuicio de la fiscalía. En su despedida, el hasta ahora procurador admitió que se marcha con "tristeza y dolor".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La salida de Medina Mora fue acompañada de la destitución del secretario de Agricultura y Pesca y del responsable de Pemex (la empresa estatal que gestiona los recursos petrolíferos de México). Además, el presidente de México anunció ayer una serie de medidas -entre ellas, la eliminación de algunas secretarías- para hacer frente a la crisis económica. Calderón anunció que su acción inmediata estará encaminada a combatir la pobreza extrema. "Hay que cambiar", dijo ayer, "porque ya no nos queda otra posibilidad. Los recursos petroleros se han empezado a agotar y por eso tenemos que reformar el modelo económico. Son tiempos difíciles, y antes de pedir esfuerzos a los mexicanos, lo primero que tiene que hacer el Gobierno es dar ejemplo. Y lo primero que vamos a hacer es suprimir tres secretarías [ministerios]".

Cadáver de un supuesto narcotraficante cubierto por una sábana después de que fuera tiroteado delante de su casa en Tijuana.
Cadáver de un supuesto narcotraficante cubierto por una sábana después de que fuera tiroteado delante de su casa en Tijuana.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS