Alerta sanitaria

La nueva muerte por H1N1 eleva la incertidumbre y la tensión política

La decimosexta víctima de la gripe A es una mujer de 48 años con dolencias previas - El PP pide la comparecencia de Jiménez y Sanidad llama a la calma

El marido y la hermana de la mujer que murió el 22 de agosto en Sevilla de nueva gripe.
El marido y la hermana de la mujer que murió el 22 de agosto en Sevilla de nueva gripe.EFE

La cuarta muerte por nueva gripe en apenas dos días, la decimosexta en España desde que comenzó la pandemia, ha elevado la incertidumbre sobre lo que puede pasar este otoño y ha extendido una ligera sensación de miedo que Sanidad ha aplacado con datos. En España, la gripe común -que causa unas 8.000 muertes cada año- tuvo en 2008 una tasa de mortalidad del 0,18%. Una cifra por debajo del 1% que se calcula de media mundial. Y la tasa de mortalidad por gripe A en España está en torno a un 0,038%. El goteo de casos de estos días, apuntan, ha sido más cuestión de casualidad que otra cosa. Sanidad llamó a la calma y el PP introdujo la tensión política al pedir la comparecencia de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez.

La tasa de mortalidad de la enfermedad es del 0,038%
"Necesitamos un criterio común para todas las regiones", dice Ana Pastor

Más información

La última víctima mortal del H1N1 es una mujer de 48 años que, según fuentes sanitarias, tenía varias patologías previas a contraer el virus: antecedentes de obesidad mórbida, diabetes tipo II e hipertensión. Tras este último fallecimiento, Sanidad recordó que la mayoría de infectados de nueva gripe tienen síntomas leves.

El PP levaba una semana amagando (hubo declaraciones del portavoz adjunto Santiago Cervera y de la número dos del partido, María Dolores de Cospedal, criticando al Gobierno), y ayer concretó su posición al pedir que Jiménez vaya al Congreso para hablar de la nueva gripe. "Necesitamos un criterio común para todas las comunidades respecto a temas tan fundamentales como el calendario escolar o la dispensación de antivirales. En la gripe sólo hay criterios científicos, no políticos; y el virus no sabe de fronteras territoriales. No se las impongamos", dijo ayer Ana Pastor, responsable de Políticas Sociales del PP y ex ministra de sanidad bajo cuyo mandato se elaboró el protocolo para la pandemia de gripe que se está aplicando. "Los ciudadanos no tienen claro lo que tienen que hacer en caso de tener síntomas, necesitan pautas y protocolos básicos. Mucha más información que la campaña que ha elaborado el ministerio", declaró.

Pastor pidió además que se compren más vacunas para hacer frente a la pandemia -España ha adquirido 37 millones de dosis, una cantidad suficiente para inmunizar al 40% de la población si hacen falta dos pinchazos por persona-, y criticó que no se hayan definido aún los grupos de riesgo definitivos a los que se suministrará (algo que la UE ha decidido que no hará hasta primeros de octubre, cuando se tengan las vacunas y se vea cómo evoluciona la pandemia en el Norte).

Con esta actitud se crea la primera grieta en la unidad que escenificaron ministerio y comunidades en el Consejo Interterritorial de Salud extraordinario para hablar de la nueva gripe que se celebró el pasado 22 de julio. Pastor explicó que a la próxima reunión, que se celebrará el lunes, los consejeros del PP irán con una premisa fundamental: pedir "unidad de criterio". También exigirán, dijo, que se defina el calendario vacunal para la gripe común.

El secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, recordó ayer que todas las decisiones tomadas en torno al H1N1, desde la compra de vacunas a los protocolos de actuación, han sido adoptadas "por unanimidad" de todos los consejeros de las autonomías. "Incluidos los del PP".

Martínez Olmos explicó que España espera a que la UE acuerde de manera común cuáles son los grupos de riesgo que habrá que inmunizar primero. La reunión para decidirlo está prevista para octubre. De momento, Sanidad ha esbozado el patrón de lo que se prevé que será la población diana: los profesionales sanitarios y los trabajadores de servicios esenciales -bomberos, policías, Ejército-, los niños hasta 14 años, las mujeres embarazadas, los enfermos crónicos (diabéticos, asmáticos, obesos...) y los profesores.

A pesar de que la semana pasada se detectó un ligero aumento en la estimación de los casos -unos 15.000 frente a los 12.000 de hace dos semanas-, el Gobierno insistió en enviar un mensaje de calma. La mortalidad de la enfermedad sigue siendo baja y la población no tiene motivos para la alarma.

El secretario general de Sanidad insistió en que la población debe estar tranquila porque la tasa de mortalidad de la nueva gripe "no es superior a la de la gripe estacional", informa Cristina Castro. Tampoco es superior en España que en el resto de países. En Estados Unidos la tasa de mortalidad se sitúa en el 0,5%, en Canadá en el 0,4% y en México alcanza ya el 1%.

Como en el resto del mundo, en España, la mayoría de fallecidos tenía enfermedades previas a contraer el virus. Además, las mujeres embarazadas (tres de las fallecidas se infectaron estando encintas) tienen más riesgo. Por eso, el PP solicitará, según Pastor, medidas especiales para las profesoras embarazadas. Y es que, una de las mayores preocupaciones es qué ocurrirá en otoño, cuando el pico de incidencia de la gripe coincida con el curso escolar. "Hará falta una guía especial destinada a explicar a los profesores y al personal de los centros escolares qué hacer", reclamó Pastor.

El secretario general del Ministerio de Sanidad ha descartado  que el virus tenga más mortalidad en España que en otros  países y también que sea superior a la de la gripe "normal", según  señaló durante su participación en los cursos de verano de la  Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.AGENCIA ATLAS

La infección en España

- El H1N1 produce, en su mayoría, síntomas leves. De momento tiene una tasa de mortalidad del 0,038% en España, frente al 0,18% que tuvo la gripe común en 2008.

- En Estados Unidos la mortalidad de la gripe A llega al 0,5%, en Canadá al 0,4% y en México al 1%.

- En 2005 la Organización Mundial de la Salud alertó de que la gripe aviar podría matar a siete millones de personas. Murieron 262. El H5N1 se propaga más lentamente, pero su tasa de mortalidad es mucho mayor. Alcanza el 62%.

- La mortalidad de la gripe española (1918) no pasó nunca, ni siquiera en su peor oleada, del 2,5%. Sin embargo, esta enfermedad mató a 40 millones de personas por su alta propagación.

- En las últimas tres semanas, el sistema de vigilancia epidemiológica de los médicos centinela estima que la nueva gripe infectó a 41.980 personas. Estos pueden sumarse a los alrededor de 1.580 que Sanidad contabilizaba antes de cambiar de sistema de recuento. Desde el inicio de la pandemia ha habido 92 enfermos graves, 32 de ellos permanecen ingresados aún en cuidados intensivos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de agosto de 2009.

Lo más visto en...

Top 50