Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accionistas de La Seda pedirán responsabilidades a los ex gestores

La empresa tuvo que provisionar 84 millones por operaciones irregulares

Varios accionistas de La Seda de Barcelona, suspendida en Bolsa desde el 5 de junio y atrapada por una deuda de más de 800 millones de euros, pedirán hoy una acción de responsabilidad contra los antiguos gestores de la compañía, encabezados por su ex presidente Rafael Español, por cuatro operaciones presuntamente irregulares que han obligado a la compañía química a provisionar 84 millones de euros.

La acción de responsabilidad -que consiste en el derecho de ir a un juicio que se entabla contra los gestores por parte de la sociedad, previo acuerdo de la junta- se decidirá en una junta de accionistas que la compañía ha decidido cerrar a los medios de comunicación por primera vez.

La compañía veta a la prensa en una junta que se presenta conflictiva

El actual presidente de La Seda, José Luis Morlanes, destacó ayer en una rueda de prensa el esfuerzo de "transparencia" que la firma cotizada pretende llevar hoy a cabo frente a sus accionistas, los que, reconoció, "estarán enfadados, con razón".

Las operaciones controvertidas, sobre las que el propio Morlanes reconoció "incertidumbres", han sido recogidas por la auditoría y por un informe posterior encargado a KPMG, y hacen referencia a dos operaciones de venta en Túnez y Rusia, y los créditos a una sociedad llamada Jatroil participada por La Seda, que pasaron luego a una inmobiliaria, y que han obligado a provisionar los 84 millones. Se añade una cuarta sombra, un préstamo a Selenis (del grupo Matos, accionista de La Seda), de 22 millones, que no ha sido devuelto ni provisionado. Algunos accionistas creen que la demanda de responsabilidad también debería recaer sobre Matos.

¿Conocía el consejo la forma en que se habían realizado esas operaciones? Morlanes respondió ayer que no, pero defendió que el sistema de auditoría había funcionado al detectar los problemas. "Mañana [por hoy] puede pasar cualquier cosa en la junta", admitió Morlanes, que fue director de la compañía en el pasado, pero lleva sólo un mes en la presidencia, en sustitución de un interino Joan Castells, tras la dimisión de Español en junio.

De momento, los sindicatos han convocado a los trabajadores en el hotel de El Prat de Llobregat donde se celebra hoy la reunión, para protestar por el severo plan de reestructuración anunciado por la compañía. Además, un grupo de accionistas minoritarios se han agrupado en una plataforma llamada Unidos por La Seda y han denunciado a la empresa. Hoy está previsto que salgan del consejo el representante de PC SXXI; Joan Castells, presidente de la mutua Fiatc, que ha acabado su mandato; y Carlos Gila, que ha dimitido como vicepresidente, y se ignora qué hará Español, aunque algunas fuentes consideran que puede anunciar su renuncia como consejero.

Mientras, La Seda, especializada en la producción de plástico PET (para envases), negocia un nuevo acuerdo con los bancos para pagar los cerca de 600 millones de crédito sindicado que adeuda. Morlanes confió en que, si se logra el pacto, los accionistas apoyen la ampliación de capital de 150 millones necesaria para reflotar la compañía. También confió en poder captar a un nuevo socio industrial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de agosto de 2009