Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bancos centrales de Europa limitarán las ventas de oro a 400 toneladas al año

Hace 10 años, el precio de una onza de oro -algo más de 31 gramos- era de 250 dólares. Ahora, en plena crisis, la cotización ronda los 960 dólares por su valor como activo refugio en plena crisis económica y financiera. Con esa formidable subida como trasfondo, una veintena de bancos centrales europeos encabezados por el BCE acordaron ayer reducir el límite máximo de sus ventas de oro a 400 toneladas al año hasta 2014. El acuerdo permite prorrogar el pacto actual, que expiraba a mediados de septiembre y permitía vender de forma conjunta hasta 500 toneladas anuales. El Banco de España se unió a ese compromiso.

Algunos países fueron incluso más lejos: Suiza anunció a través de un comunicado que no planea ni una sola venta de oro, al menos a corto plazo. El comunicado conjunto -que suscribieron los bancos centrales de la eurozona más los de Suecia y Suiza- dejó claro que el oro "sigue siendo un elemento importante de las reservas monetarias globales".

"Esto es positivo para el oro", aseguró ayer a Bloomberg John Reade, analista de UBS en Londres. "Reduce la posibilidad de que los bancos centrales realicen ventas de forma descontrolada", afirmó. Los planes de rescate anticrisis han multiplicado el endeudamiento público, y las ventas de oro permitirían aliviar las finanzas de algunos países.

Los bancos centrales del Viejo Continente han perdido el interés por desprenderse de sus reservas. Alemania, por ejemplo, ha vendido apenas ocho toneladas en el último año (básicamente para proveer a los coleccionistas de monedas). Francia e Italia, por su parte, han dejado de vender oro, mientras que el Banco de España realizó su última venta en mayo de 2007. Al contrario: los bancos centrales de los países emergentes, con Rusia y China a la cabeza, han anunciado su voluntad de incrementar sus reservas de oro.

El nuevo acuerdo no incorpora nuevos participantes, aunque señala la posibilidad de "acomodarse" a los topes anunciados al Fondo Monetario Internacional (FMI), que anunció el pasado mes de julio su intención de vender hasta 403 toneladas de oro para aumentar sus recursos. Este organismo emitió anoche un comunicado en el que "da la bienvenida" al acuerdo europeo y asegura que su plan de venta se acomoda a los límites fijados.

Los bancos centrales europeos suscribieron en 1999 un primer pacto para vender ordenadamente sus reservas de oro, sin alterar los mercados. La cotización del metal precioso ha experimentado desde el inicio de las turbulencias financieras en 2007 una volatilidad extrema que llevó incluso a elevar su precio por encima de los 1.000 dólares por onza, aunque actualmente cotiza algo por debajo de esa cifra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de agosto de 2009