El Seprona denuncia la existencia de una "mafia del pescado inmaduro" en Huelva

Una "verdadera mafia del pescado inmaduro" en el litoral onubense. En estos términos se pronunció ayer la Guardia Civil de Huelva tras incautarse de 600 kilos de crías de peces y marisco (pijotas, pulpos, chirlas y jureles) en zonas de Punta Umbría e Isla Cristina. En apenas tres días se ha decomisado esta cantidad de mercancía en una operación conjunta de agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) e inspectores de pesca de la Junta de Andalucía. El producto intervenido iba destinado a su comercialización en restaurantes de Sevilla, Málaga y Huelva.

Los mariscadores ilegales, junto con los transportistas y los dueños de chiringuitos y restaurantes "están perfectamente organizados para burlar todos los controles", aseguran fuentes de la investigación. Los implicados corren pocos riesgos: Cogen el pescado del mar, hablan con los destinatarios y después "un coche se adelanta un kilómetro de la camioneta con la carga y, si ven controles, avisan para que se desvíen".

El pasado martes se incautaron en la carretera A-49, a la altura de Trigueros, 120 kilos de pijotas, con una tamaño comprendido entre 10 y 15 centímetros de media, cuando la talla mínima es de 27. El jueves, en la calle Ancha de Punta Umbría, se interceptaron cinco kilos del mismo pescado de entre 10 y 12 centímetros, además de siete kilos de pulpo de unos 650 gramos de media, siendo el peso mínimo un kilo. La mercancía, ofrecida a los turistas por un vendedor ambulante, no mostraba ningún tipo de medida higiénica, a más de 35 grados de temperatura.

Decomiso en Isla Cristina

Ayer, de madrugada, se intervino la carga mayor de crías: 400 kilos de pijotas de entre diez y 20 centímetros, 21 kilos de jureles y 60 kilos de chirlas. El control se efectuó en las inmediaciones del municipio costero de Isla Cristina. "Están acabando con los caladeros", critica la Guardia Civil. "Si dejaran estos 600 kilos de pescado en el mar, en sólo cinco meses, se habrían multiplicado por cuatro y tendríamos 2.400 kilos de pescado apto para el consumo", añaden.

Desde la Delegación de Agricultura y Pesca de Huelva celebran el éxito de esta operación que ha decomisado una "cantidad importante" de pesca ilegal. La delegada, Esperanza Cortés, presentó la semana pasada una campaña contra el marisqueo ilegal de coquinas, que comenzó el 1 de agosto en las costas de Cádiz y Huelva, y otra contra la captura de inmaduros, que se desarrolla en toda el litoral. A la captura de crías se une el problema de la toxina diarreica o DSP, presente en las coquinas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS