Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"¿Cibeles? ¿Qué es eso?"

El portugués dice que es "un orgullo ser el jugador más caro de la historia"

Cristiano irrumpió en la sala de prensa mucho más relajado de lo que se le había visto media hora antes en el césped del Bernabéu. Atrevido, sonriente, provocador, se despachó a gusto durante más de una hora. Repartía sonrisas y bromas. Alternaba frases en inglés, portugués, castellano, alguna palabra en japonés e incluso un grazie en italiano. Sólo se puso tenso cuando le insistieron una y otra vez si es consciente de que Madrid no es Manchester y si va a ser capaz de llevar una vida ordenada. "Mi estilo de vida y mis métodos de vida son muy buenos. No estoy casado, pero da igual, tengo personas muy buenas a mi alrededor", dijo.

-¿Cómo te aíslas de todo este follón que te rodea?

"Los impuestos no van conmigo", dijo el futbolista, que cobrará nueve millones anuales

-"Pues en casa, viendo la tele, tranquilo, con las piernas arriba", bromeó.

-¿Y qué piensas del debate que se ha generado sobre el aumento de los impuestos para futbolistas extranjeros?

-"¿Impuestos? Eso no va conmigo...", respondió Cristiano, que cobrará nueve millones de euros netos por temporada, más sus ingresos publicitarios.

-¿Y sabes qué es la Cibeles?

-"¿Cibeles? ¿Qué es eso?", afirmó ante la sorpresa general. Alguien le sugirió entonces que era una fuente. "Ah sí, eso a donde van los jugadores para celebrar la Liga... Allí quiero ir yo", contestó.

Luce seguridad como si fuera un veterano. Dice que no le tiene miedo a nada "menos a la muerte" y que los niños tienen que perseguir su sueño, si quieren ser futbolistas. "Independientemente del club que les busque, no tienen que renunciar nunca a sus sueños, tienen que aprender, pero haciéndolo con personalidad, sin imitar a nadie", comentó. Por asustarle, no le asusta ni la vida en Madrid -"sé que la presión será mucho mayor que en Manchester pero yo soy un hombre de grandes desafíos"- ni el dinero que Florentino Pérez desembolsó por él. "Siempre he dicho que si un club quiere tener buenos jugadores, tiene que pagar... Comprendo que la gente piense que no es normal, pero es un orgullo ser el jugador más caro de la historia", afirmó con cara de pícaro.

Nada que ver con la emoción que le hizo vibrar al pisar el Bernabéu y estrechar la mano de Di Stéfano. "Sentí lo mismo cuando conocí a Bobby Chartlon nada más llegar a Manchester...", confesó, al tiempo que reconocía que aún no había hablado con Manuel Pellegrini. El técnico del Madrid llega hoy a la capital y el viernes dirigirá su primer entrenamiento. En un momento de debilidad, CR9 reconoció que no es fácil "vivir así". ¿Cuál es la meta: espectáculo, ilusión o resultados?, le preguntaron. "Resultados, de eso se trata", zanjó.

-¿Y de Messi, Kaká o Cristiano, quién es el mejor?

-"El Madrid", contestó él. Y se bajó el telón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de julio de 2009