Repsol asume su responsabilidad en el vertido de crudo de Tarragona

Tras días de meditado silencio, Repsol admitió ayer su responsabilidad en los vertidos de crudo que su subcontratada norteamericana Pride ocultó al Ministerio de Fomento en al menos dos ocasiones en mayo y junio pasados. La petrolera lo notificó a Marina Mercante en una escueta carta entregada a la 13.54 horas de ayer, según consta en el registro del organismo. En la misiva, Repsol solicita ser incluida en el expediente sancionador debido a "compromisos contractuales" establecidos con Pride, contratada para realizar tareas de prospección en la costa de Tarragona.

Pride pasó toda la mañana intentando convencer a la Capitanía Marítima de Tarragona de que su contrato con Repsol, un denso libro con más de 300 páginas, la exculpaba de cualquier incidente medioambiental. Así lo confirmó poco después la petrolera, que pidió que su filial RIPSA (Repsol Investigaciones Petroleras, SA) asuma la sanción, aún por determinar.

Más información
"Descontrol" durante la fuga de crudo en Tarragona
Medio Ambiente avaló la operación de Repsol que causó dos vertidos

Fomento advirtió que incluirá a Repsol en el expediente, pero mantendrá en él a Pride. El ministerio está molesto porque cree que la petrolera supo de las fugas de hidrocarburos, pero no informó cuando su subcontratada negó los hechos. Una de esas fugas arrojó supuestamente unos cinco millones de litros de crudo, cantidad superior a la de la mancha detectada en las costas de Tarragona cuatro días después.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS