Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente benefactor

Myung-bak da 18,6 millones a surcoreanos desfavorecidos

Parece que Lee Myung-bak, presidente de Corea del Sur, no olvida ni sus orígenes ni sus promesas. El quinto de los siete hijos nacidos de una pareja de campesinos surcoreanos que trabajaban como jornaleros en una granja ha decidido cumplir con su palabra.

Ayer, Myung-bak donó el 80% de su fortuna personal, equivalente a 18,6 millones de euros, a una fundación que ayudará a las personas más necesitados. El dirigente ha contado al tomar la decisión con el "total" respaldo de su mujer y de sus cuatro hijos.

Según ha explicado, pudo estudiar gracias a la gente que le echó una mano. "La mejor manera de pagarlo es devolviendo a la sociedad lo que he ganado a lo largo de los años", afirmó el mandatario surcoreano. El anuncio no pilla a nadie por sorpresa, ya que, 10 días antes de las elecciones presidenciales de diciembre de 2007, el dirigente prometió hacer esta donación, aunque, por supuesto, hubo gente que creyó ver en sus palabras un cierto oportunismo electoral. Año y medio después, el presidente sólo se queda en propiedad una de sus casas, en la que planea vivir cuando abandone la política. Ahora tiene 68 años.

El dinero del presidente será gestionado a través de una fundación que ofrecerá becas y otras ayudas económicas a estudiantes y gente desfavorecida, según explicó Song Jeong Ho, uno de los abogados encargados del reparto de los fondos, en declaraciones recogidas por la agencia local Yonhap. La fundación se llamará Cheonggye, en coreano, como uno de los seudónimos con los que se conoce a Lee, mientras que en inglés será conocida como Fundación Lee & Kim, este último, el nombre de su mujer, Kim Yoon.

"A lo largo de mi vida, lo que me ha hecho verdaderamente feliz ha sido mi relación con la gente que he conocido y los logros que he conseguido en el trabajo. Echando la vista atrás, me doy cuenta de que todos los que me han ayudado a ser quien soy eran gente pobre", añadió el mandatario.

Myung-bak fue antes patrón del gigante industrial Hyundai y, durante cuatro años, alcalde de Seúl.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de julio de 2009