Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Franns trabajaba en una fábrica de irregularidades

La amasadora que le segó el brazo tenía anulado el sistema de seguridad

Todo apunta a que Franns Rilles Melgar Vargas no perdió el brazo en un accidente fortuito. A las máquinas de la panificadora en las que trabajaba se les habían anulado los dispositivos de protección. Un informe de la Inspección de Trabajo al que ha tenido acceso EL PAÍS desvela las paupérrimas condiciones laborales y el elevado riesgo que corría tanto este boliviano de 33 años -que acusa a sus jefes de haberle abandonado a 200 metros del hospital- como los otros cinco empleados de esta empresa de Real de Gandia (Valencia) en la que trabajaban sin contrato 12 horas al día por menos de 700 euros al mes.

El documento, elaborado tras una visita realizada ayer, recoge que la amasadora en espiral que segó la extremidad de Franns Rilles "presentaba graves irregularidades", ya que "se había anulado el sistema de parada automática", lo que comprobaron los técnicos al ponerla en funcionamiento. Fuentes sindicales señalaron que los empleadores seguramente anularon el sistema para ir más rápido y producir más pan.

Sólo los hijos del dueño estaban dados de alta en la Seguridad Social

El resto de los equipos también contaban con "importantes deficiencias" al haberse retirado las protecciones. Y la empresa presentaba un "pésimo estado del sistema eléctrico", especialmente en lo referente a la instalación eléctrica principal, y las condiciones higiénicas también eran "pésimas".

La Inspección realizó una primera visita el 28 de mayo, tras el suceso, y la cerró. La inspección de ayer, mucho más exhaustiva, sirvió para comprobar que sólo había dos personas dadas de alta en la Seguridad Social: los hijos del dueño del Horno Rovira Safor S. L., Juan Rovira. La familia, muy conocida en la localidad, regenta, además, un horno tradicional a pocos metros del Ayuntamiento, y varias panaderías en Gandia. Contaba con los permisos municipales en regla.

El decanato del Juzgado de Gandia no recibió hasta ayer el informe completo elaborado por la Guardia Civil del suceso. Y ayer, pasados 14 días, el caso fue asignado al Juzgado de Instrucción 6 de Gandia.

La Fiscalía de Siniestralidad Laboral de Valencia solicitó ayer informes a la Inspección de Trabajo y la Guardia Civil. CC OO y Silvia, la hermana de Franns Rilles, presentaron denuncias por "infracción de la normativa de prevención de riesgos laborales", "delito contra del derecho del trabajador" y "omisión de socorro".

A Franns Rilles aún le quedan días por delante en el hospital Virgen del Consuelo de Valencia hasta que cicatrice la herida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 2009