Más de un centenar de estudiantes sigue boicoteando Ciudadanía

Siete autonomías registran aún casos de insumisos a pesar del fallo del Supremo

La semana pasada, una sala del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía admitió un recurso contra un libro de texto de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos. Es la misma sala que amparó la objeción de conciencia a esta asignatura obligatoria, aunque luego el Tribunal Supremo dijera que no es posible esa objeción. Y el recurrente es la misma familia (Flores Cano) de Bollullos Par del Condado (Huelva) a la que el tribunal andaluz concedió la primera objeción.

Desde que el Supremo rechazó esta posibilidad hace cuatro meses -aunque invitara a los padres a estar muy atentos por si algún manual se saltaba la neutralidad ideológica- la polémica parecía adormecida. Pero el hecho es que aún hay al menos 114 alumnos que no entran en clase de Ciudadanía (sobre todo en la de 2º o 3º de ESO, aunque también se boicoteó Ética y Ciudadanía de 4º y Filosofía y Ciudadanía de 1º de Bachillerato) porque sus padres así lo quieren.

Cuatro alumnos asturianos aprobaron el curso pasado sin entrar a clase
El presidente de los inspectores asegura que no deberían obtener el título
En Cantabria podrán hacer un examen extraordinario
Castilla y León es la comunidad donde quedan más 'objetores': 48

Más información

La mayoría se concentra, según datos de las consejerías, en Castilla y León (48), Castilla-La Mancha (37) y Andalucía (19). En la Consejería de Educación del País Vasco dicen, sin concretar más, que "creen" que la mayoría de los 40 objetores declarados sigue sin entrar a clase. En total, hay siete comunidades que admiten -o creen, pero no saben- tener aún insumisos (hay que sumar Aragón, Extremadura y Cantabria a las ya citadas).

Ni en todas ellas el resultado de la inasistencia será el suspenso, ni, si lo es, el suspenso tendrá las mismas consecuencias. En algunas comunidades, por ejemplo en Asturias o Cantabria (con sólo cuatro casos), el resultado de saltarse las clases es que el alumno tendrá un examen extraordinario al final de curso y, si lo aprueba, se olvidará de la materia. Esto ocurrió el año pasado en Asturias, donde cuatro chavales aprobaron Ciudadanía sin haber pisado la clase.

Cuando se suspenda sin más, como ocurrió en Andalucía o Extremadura, y como dicen que harán la mayoría del resto de comunidades, la cuestión es que el alumno, si no reprueba otras dos materias, pasará de curso. Si el insumiso llega al final de 4º de ESO con un suspenso en la Ciudadanía de 2º o 3º y otro en Ética y Ciudadanía de 4º, podría obtener el título de ESO si el claustro de profesores lo decide (la ley dice que con dos suspensos se puede titular si los docentes creen que ha cumplido de todas maneras los objetivos de la etapa).

Eso es lo que podría ocurrir. Sin embargo, Joaquín Álvarez Zamora, presidente de la asociación de inspectores de educación (ADIDE), asegura que la interpretación correcta es que ese estudiante "no puede en ningún caso obtener el título". "No se puede considerar que el alumno ha alcanzado la madurez suficiente aunque tenga algún suspenso; se trata de que se ha negado a cursar todo el currículo obligatorio", explica Álvarez Zamora. En la práctica, sin embargo, parece que ninguna comunidad tiene en cuenta esta posibilidad. Otra cuestión es si el centro tiene recogida expresamente la figura del "abandono de asignatura", algo que, en la misma línea de la argumentación de Álvarez Zamora, supone que no se pasa de curso o no se obtiene el título, aunque sólo haya un suspenso en el expediente. Si la asignatura que se decide boicotear es Filosofía y Ciudadanía de 1º de Bachillerato, no hay margen alguno: para obtener el título de Bachillerato hay que aprobar todas y cada una de las asignaturas de 1º y 2º.

Lo que tampoco está muy claro, porque en la mayoría de las comunidades lo han dejado al arbitrio de los centros, es la aplicación de las normas contra el absentismo a los chavales insumisos, que puede llegar a suponer la expulsión del centro. En la única comunidad que aplicaron por mandato de la consejería esas normas el curso pasado, Navarra, no hay ya ningún estudiante que se esté saltando la asignatura este año, asegura la Consejería de Educación.

El Ministerio de Educación insiste en lo dicho desde el principio: es una asignatura obligatoria como cualquier otra, y a los chavales que no asisten hay que tratarles como a los que faltan a Matemáticas. Lo cierto es que ninguna comunidad parece estar haciéndolo así. En Castilla y León, donde se registra el mayor número de insumisos, dos tercios de ellos, explica un portavoz de la consejería, están en centros concertados. Lourdes Ruano, de la plataforma de padres objetores de Salamanca, dice que las cifras de la consejería se quedan cortas. "Sólo se han reincorporado tres", asegura. Insiste, además, en que estos alumnos en ningún caso son "absentistas".

Con información de Eduardo Azumendi y Anna Flotats.

Por comunidades

- Castilla y León: 48 niños siguen sin entrar a clase.

- Castilla-La Mancha. 37.

- Andalucía. 19.

- País Vasco. Sin datos concretos, la consejería no sabe si alguno de los 40 objetores declarados ha vuelto a clase.

- Aragón: Seis.

- Extremadura: Cinco.

- Cantabria: Cuatro casos.

- Navarra, Madrid, Cataluña, Canarias, Baleares, La Rioja, Murcia: A las consejerías no les consta ningún insumiso.

- Galicia, Asturias y Comunidad Valenciana. No ofrecen datos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0008, 08 de junio de 2009.

Lo más visto en...

Top 50