Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona lidera la batalla contra el coche

Dos de cada tres barceloneses usan menos el vehículo; en Madrid se utiliza más - La crisis reduce el 5% el tráfico en la capital catalana - Aumentan el transporte público y los trayectos a pie

Uno de los múltiples efectos que está teniendo la crisis económica es el drástico cambio de los hábitos en la movilidad. Cada vez son más los ciudadanos que dejan sus coches aparcados para no tener que llenar el depósito. Eso pasa más en Barcelona que en Madrid. De acuerdo con una encuesta realizada por el Real Automóvil Club (RACC) entre 1.400 personas de Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas, el 68,9% de los barceloneses afirma que utiliza menos su vehículo, sea coche o moto. En Madrid el porcentaje es del 65% y el 66% para el conjunto de España.

Los datos de la capital catalana demuestran que dos de cada tres barceloneses usa menos su vehículo por culpa de la crisis. El descenso se nota en el tráfico, que en el conjunto de la ciudad ha bajado una media del 5%. El edil de Movilidad del Consistorio barcelonés, Francesc Narváez, se mostró ayer esperanzado de que con el uso menor del coche ocurra lo mismo que el año pasado con el ahorro del agua durante la sequía: que se consolide en el futuro. "El consumo de agua se redujo en un 17% en la época de las restricciones y esa apuesta por el ahorro continúa actualmente".

Una encuesta del RACC revela el cambio de hábitos por la crisis

La capital catalana es más andarina y usa más el bus y el metro que Madrid

La alternativa al coche privado en época de crisis es más transporte público. En Madrid, eso ha contestado el 51%, frente al 42% de Barcelona, una ciudad en la que tradicionalmente se usa más la red de transporte que en Madrid. De hecho, el 79% de los encuestados en la capital catalana dice que lo utiliza habitualmente frente al 57% en Madrid. Algo parecido ocurre con los desplazamientos a pie, que han aumentado mucho más en Madrid -el 46%- que en Barcelona, con el 28%. La capital catalana es mucho más andarina que la española: el 77% de los barceloneses ha contestado que van mucho a pie, frente al 58% de los habitantes de la capital española.

El uso de la bicicleta en Barcelona está más normalizado que en Madrid. Eso demuestran las respuestas a la pregunta de "¿Por qué no utiliza más la bicicleta?" El 43% de los madrileños respondieron que consideraban que no es un transporte seguro; frente al 30% de barceloneses que señalaron ese temor. El 20% de los encuestados en Barcelona dijeron que utilizaban mucho la bicicleta frente al 5,8% de madrileños. Narváez apuntó que las respuestas de este apartado demuestran que Bicing ha contribuido a implantar ese modo de desplazamiento. Cada día se realizan en Barcelona 90.000 desplazamientos en bici, ya sea particular o del servicio municipal.

La encuesta del RACC se realizó de forma previa al lanzamiento de una campaña sobre la conducción responsable. Por eso, incluía preguntas sobre si se cambiarían los hábitos por responsabilidad con el medio ambiente. De las respuestas se deduce que la predisposición es directamente proporcional al precio de los coches. Así, la gran mayoría contestó que comprarían un vehículo eléctrico o híbrido si no supusiera un gasto de más del 10% del precio de los coches convencionales.

También ha quedado en evidencia el desconocimiento de la relación entre velocidad y contaminación: el 95% de los encuestados ignora que a partir de 50 kilómetros por hora se puede poner una marcha larga, lo que contribuye a rebajar la contaminación. Otro dato curioso es que al coche se le achaca ser el causante de las emisiones de CO2 en España mucho más de lo que lo es en realidad. El 35% de los preguntados culparon al coche de ser el causante del 50% de estas emisiones, cuando en realidad sólo lo es del 11%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 2009