_
_
_
_
_

Telefónica negocia con Argentina un pacto en el pleito por las tarifas

TISA se convierte en la primera filial por beneficios del grupo español

Miguel Jiménez

Telefónica y el Gobierno argentino han comunicado al organismo de arbitraje ante el que dirimen desde hace años sus diferencias sobre tarifas que "están en negociaciones avanzadas para alcanzar un acuerdo extrajudicial". La comunicación se hizo el pasado 6 de abril, según cuenta Telefónica en el informe anual que presenta ante la Comisión del Mercado de Valores de EE UU (la SEC, por sus siglas en inglés).

Telefónica demandó en 2003 a Argentina ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) a raíz de la pesificación de las tarifas decidida por el Gobierno tras la devaluación de enero de 2002. Otras muchas compañías (entre ellas las españolas Endesa, Gas Natural y Agbar) llevaron a Argentina ante el CIADI por una decisión que suponía romper los acuerdos que vinculaban ciertas tarifas a la evolución del dólar. Telefónica cifró el perjuicio sufrido en unos 2.800 millones de dólares (unos 2.100 millones de euros).

Tras una primera tregua en 2004, Telefónica dejó en suspenso el pleito en 2006 ante la disposición de las autoridades argentinas a renegociar el contrato de concesión. El plazo de 210 días que se dieron venció sin acuerdo, y desde entonces la suspensión del arbitraje se ha ido renovando por periodos de seis meses. Ahora, por primera vez la compañía reconoce "negociaciones avanzadas" con el Gobierno de Cristina Kirchner. Fuentes al tanto de las conversaciones señalan que lo que se negocia es un pacto sobre la forma de desbloquear el pleito, pero que el acuerdo sobre el fondo de la cuestión aún puede tardar.

Los informes anuales de Telefónica también muestran la importancia creciente que Latinoamérica ha ido adquiriendo en las cuentas del grupo. En 2008, Telefónica Internacional (TISA) superó a Telefónica de España y a Telefónica Móviles España como la primera filial del grupo por beneficios, con 3.375 millones, más del doble que el ejercicio anterior. Entre las filiales latinoamericanas, una de las que se viene mostrando más dinámica es la venezolana. Allí, por lo que pelea Telefónica es por un permiso para repatriar como dividendo 536 millones de dólares (400 millones de euros) al tipo de cambio oficial de 2,15 bolívares por dólar. La propia Telefónica indica que el tipo de cambio paralelo es 2,5 veces superior, de modo que el permiso resulta clave para repatriar los beneficios.

Las cuentas de las filiales muestran que Telefónica Móviles México ha dejado atrás los números rojos -aunque otra filial del país los mantiene-. En Europa, en cambio, Italia supone un lastre con los 1.556 millones de pérdidas de la instrumental Telco. La que también ha entrado en pérdidas es Atento, la filial presidida por Javier de Paz que el grupo quería vender.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_