Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hereu sella con la Generalitat un "pacto cultural" para compartir gastos en museos

Fue el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, el que utilizó ayer la expresión pacto cultural para referirse al acuerdo entre la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona para la puesta en funcionamiento de tres consorcios de gestión conjunta que afecta a dos grandes museos (el Museo Nacional de Historia Natural y el Disseny Hub Barcelona) y un centro de arte que se ubicará en el canódromo de la Meridiana. También se firma un convenio de colaboración sobre el futuro y polémico Museo de Arqueología, Historia y Etnología, cuya definición aún no está clara y para el que el municipio se compromete sólo a encontrarle un solar y a cederle piezas de sus centros municipales.

Hereu lo dijo desafiante: "¿Acaso esto no es un pacto cultural?, el símbolo de que Cataluña y Barcelona quieren caminar juntas, algo que no siempre se ha entendido". El famoso "pacto" de distintas sensibilidades políticas lo intentó el consejero Joan Rigol en 1985, en pleno apogeo de Convergència i Unió, pero fracasó hasta el punto de que, al estar en diferentes universos ideológicos, las iniciativas culturales de las dos administraciones en la capital catalana no sólo no se coordinaban, sino que competían entre sí. Lo cierto es que, por la fuerza de los hechos, poco a poco los grandes equipamientos fueron estableciendo consorcios -Liceo, Auditori, MNAC, Lliure...-, pero quedaban bastantes flecos y no se había vuelto a oficializar esta voluntad común.

Cultura entra en el Museo de Historia natural y el Disseny Hub Barcelona

Aunque Hereu quiso explicitar este pacto como el reconocimiento de la capitalidad cultural de Barcelona, el consejero de Cultura y Medios de Comunicación, Joan Manel Tresserras, fue más cauto. "Son proyectos complementarios y coincidentes que tiene sentido que se hagan en común para ser responsables también con los presupuestos que tiene cada uno", indicó el consejero, consciente de que en su caso para asumir el gasto tendrá que esperar "a los acuerdos de financiación". Más tarde concedió que este acuerdo tiene un factor estrátegico no sólo desde el punto de vista sectorial, sino sobre todo porque "la cultura es un factor clave en el camino hacia la economía del conocimiento que se quiere promover en estos momentos de crisis y cambio de modelo". Y tal vez para hacer un guiño a los militantes de Esquerra que, como antes hizo CiU, ven con cierta desconfianza las inversiones en la capital, añadió: "Ya sé que desde el resto de Cataluña se acusa a Barcelona de centralismo, pero aunque la función del departamento es facilitar el acceso a la información y a la cultura en todas partes, hay una serie de actividades y proyectos que se pueden hacer mejor en un lugar que en otro".La verdad es que llegar a este acuerdo amplio ha costado lo suyo y en las larguísimas negociaciones cada Administración ha intentado llevar el agua a su molino. Ahora se ha creado una comisión institucional paritaria que en diciembre habra concretado los estatutos de los tres nuevos consorcios, que prevén que en la gestión diaria los gastos los asuman las dos administraciones a partes iguales.

- Museo de Historia Natural. Reunirá las colecciones municipales de zoología, geología y jardín botánico. Se instalará en la primera planta del Edificio Fórum, en cuya adecuación -que puede estar lista a finales de 2010- el municipio tiene previsto invertir 8,8 millones de euros. Una parte permanecerá en el edificio Martorell del parque de la Ciutadella (actual Museo de Geología) como gabinete de coleccionista y Cultura buscará o construirá otro edificio para reservas, laboratorios y centro de documentación. Aún no se sabe qué pasará con el actual edificio del Museo de Zoología.

- Disseny Hub Barcelona. Centro dedicado al diseño y la arquitectura, que además reúne las colecciones municipales de artes decorativas. En breve se pondrá la primera piedra del edificio diseñado por el estudio de Oriol Bohigas en Glòries. Aquí el presupuesto de las obras ya estaba asegurado gracias a que Presidencia de la Generalitat asumía dos terceras partes de los 87 millones de coste previsto, a cambio de la cesión municipal del Palau de Pedralbes.

- Centro de Arte. Se ubicará en el antiguo canódromo de Meridiana, cuya reforma, de 3,5 millones de euros, tiene que estar acabada a finales de año, ya que entra en el plan Zapatero. De él dependerá también La Capella, el espacio artístico municipal. Los consejos de las artes catalán y barcelonés se reunieron ayer con objeto de comenzar a diseñar las bases del concurso para definir el proyecto.

- Museo de la Sociedad. El título aún no está claro y Cultura advierte que en esta legislatura sólo se podrá definir el proyecto. Lo está elaborando una comisión coordinada por el historiador Josep Boya. El Ayuntamiento no tiene intención de entrar en el consorcio ni, de momento, participar en la definición de los contenidos, pero está dispuesto a colaborar en la búsqueda de un solar para el nuevo edificio, que en principio sería de nueva planta, y ceder las piezas que precise el proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de mayo de 2009