Necrológica:Perfil
i

Mari Trini, una voz original de la música ligera

La cantante triunfó en los años setenta con su estilo independiente

Hacía poco que la cantante Mari Trini, que murió a los 61 años el lunes, 6 de abril, en el hospital Morales Messeger de Murcia, se había trasladado a esta ciudad para preparar su concierto de despedida. De los escenarios y, posiblemente ella lo sabía, de la vida. Pero siempre mantuvo su privacidad alejada de los focos -"Mis aventuras amorosas son secretas", dijo en 1980 a EL PAÍS-, por eso su familia se ha negado a informar de la causa de su muerte: "Una larga enfermedad".

Y la enfermedad marcó desde muy pequeña a María Trinidad Pérez de Miravete Mille, nacida en Caravaca de la Cruz (Murcia) el 12 de julio de 1947. Con siete años sufrió una nefritis que la obligó a estar en cama seis años. El tratamiento con cortisona, además, le provocó secuelas, como una deformación en la cara. Ella, "tozuda, violenta, posesiva, independiente radical", en sus palabras, dedicó esos años a "leer por puro placer, estudiar Bachillerato y música, y escribir".

Más información

A los 16 años decidió levantarse, ponerse sus "primeros tacones" e irse al Nicha's, el local del director Nicholas Ray en la avenida de América de Madrid. Ray la llevó primero a estudiar arte dramático en Londres. "Allí mantuve largos diálogos con Paul McCartney, no era famoso y éramos unos críos". Más tarde, fue a París con Ray, quien "se esfumó": "Me lancé a cantar en las terrazas del Quartier Latin, donde conocí a personajes conmovedores, como Jacques Brel, con quien charlé un día mientras le dábamos a la cerveza".

Volvió a España tras la muerte de su padre y en 1969 publicó su primer disco, con aquella voz rasposa que la distinguió siempre. Desde entonces entregó más de 30 obras clave en la música ligera española, 300 canciones y vendió más de 10 millones de discos. Su legado incluye éxitos como Cuando me acaricias, Una estrella en mi jardín o Yo no soy ésa, temas que se definieron como "de amor", pero que trataban a veces de grandes tragedias.

Mari Trini, durante una actuación en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, en 1997.
Mari Trini, durante una actuación en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, en 1997.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de abril de 2009.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50