Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VAMOS A... OBSERVAR ANIMALES

Feroces, frágiles y fascinantes

Los animales siguen estimulando la imaginación humana. Habitantes de cuentos y fábulas que se pueden admirar en acuarios, zoológicos y espacios naturales, desde el Bioparc de Valencia hasta el parque natural L'Aiguabarreig de Lleida

En el periodismo británico existe una pequeña regla de oro no escrita: un bicho peludo (furry animal) en la portada vende ejemplares. Aquí hablaremos de los animales que se ven en directo, no sobre el papel. Bichos y bichitos. De todos los colores y tamaños. Peludos o con plumas. Fieros o juguetones. Ver animales es una gran aventura, lúdica y terapéutica, que espera a la vuelta de la esquina, en parques, zoológicos, acuarios y espacios naturales. De los peces gato del nuevo acuario fluvial de Zaragoza a los pingüinos Papúa del Loroparque de Tenerife, de los lémures del Bioparc de Valencia a los murciélagos que se descubren en excursiones nocturnas por Lleida, de los

cetáceos del estrecho de Gibraltar a los osos panda del Zoo de Madrid. Ideas para divertirse observando bichos.

01. PECECITOS Y TIBURONES

La palabra bichos parece muy apropiada para el Acuario Fluvial de Zaragoza. Porque hay peces... y reptiles, mamíferos, anfibios e insectos. Éste es uno de los mayores acuarios fluviales del mundo. Acoge unos 5.000 ejemplares de 300 especies de fauna acuática de los cinco continentes, en 60 peceras y terrarios. En España es el único con una combinación tan rica de especies de agua. Además, ha cambiado desde la Expo Zaragoza 2008. Hay que redescubrirlo. Ahora ofrece más peces (que se han reproducido y crecido) y la calma necesaria que requiere la visita.

En este joven acuario, lo primero que cautiva es su tanque Río del Mundo, con dos millones de litros de agua (en total hay tres millones) y en el que, más incluso que las dimensiones (nueve metros de profundidad y 40 de anchura), llaman la atención los enormes esturiones, las arapaimas, los peces gato con sus bigotes, o los pacus, similares a los besugos y con una mandíbula tan fuerte que pueden triturar una nuez. Pero aguardan otras sorpresas: los animales de los ríos Nilo, Mekong, Amazonas, Darling Murray y Ebro. Se ha cuidado la recreación de sus hábitats vegetales y sonoros creando espacios singulares. Los visitantes se quedan boquiabiertos viendo, por ejemplo, tiburones de agua dulce y minúsculos, como los tiburones malayos, bala, vela o bambú, que sólo tienen de tiburón el nombre y la cabecita amenazante. O con especies de las que sólo se ven en los documentales: los peces arquero; las pirañas; las tortugas mata-mata, chafadas de lo planitas que son; los chlamydosaurus, que despliegan una membrana junto al cuello y se transforman en algo similar a dragones; pitones y anacondas; caimanes; ranitas que parecen de gelatina; los peces más pequeños del mundo, los telmaterina... En los acuarios en los que se escenifica la desembocadura de los ríos, unión de agua dulce y salada, se hallan los Nemos, como los chiquillos llaman a los peces payaso; los peces zorro, erizo, escorpión, globo... Y el tanque-basura sirve para denunciar la porquería que arrojamos a los ríos. Un último dato práctico: existe la posibilidad de bucear en el gran tanque Río del Mundo.

Si se busca más adrenalina, esta vez en agua salada, también en un acuario, se puede bucear entre tiburones, y otras 45 especies, en el Aquarium de San Sebastián. Los sábados por la mañana, con reserva y, eso sí, con un precio no para todos: 300 euros (la entrada normal cuesta 10 euros), con la visita al acuario y un cursillo sobre lo que se va a ver y el uso del equipo. Un monitor acompaña en la inmersión, que dura 25 minutos. El acuario donostiarra abrió hace un siglo, pero este enero ha reabierto sus puertas tras una gran renovación. Son de estreno los didácticos tanques de cultivo de medusas o los 11 acuarios nuevos, con especies tropicales y del Atlántico, que se añaden a los 20 que ya existían. Éste es el reino de los peces payaso, los caballitos de mar, los tiburones toro y otras especies marinas, de los manglares y los arrecifes, y del Cantábrico. Y además, el recorrido es libre, sin itinerarios fijos. Otra curiosidad: en 2009, entre otros proyectos científicos, investigan sobre otro bicho que también gusta: la anchoa. Sobre cómo cultivarla y engordarla en cautividad.

02. ZOOINMERSIÓN

El Bioparc de Valencia acaba de cumplir un año y está de enhorabuena: en febrero han llegado seis elefantas que se unen a la manada de cuatro que había, algo extraordinario para un zoo en el que una de las misiones básicas es criar en cautividad especialmente especies en peligro de extinción. Los visitantes son transportados al corazón de los tres grandes hábitats africanos: la sabana seca y húmeda; África ecuatorial y Madagascar. Éste es el lugar en el que se entiende el concepto zooinmersión o zoo de nueva generación: más de 3.000 ejemplares de 150 especies viven en un entorno natural copiado del original africano. Sus orgullos, por ejemplo, son los grandes simios, con un grupo reproductor poco frecuente, o los lémures de cola amarilla, que tuvieron cinco bebés (el momento del parto estuvo a la vista del público). También criaron a los antílopes, algo poco habitual en cautividad.

De lo más didáctico y participativo es el Zoo Aquarium de Madrid. Y siempre trae nuevas propuestas. Entre marzo y junio ofrecen para padres e hijos los talleres de Animales carnívoros, Dale la vuelta, A vista de pájaro o Vacaciones animales, por 30 euros por persona, con la entrada incluida. También están las visitas nocturnas, por 70 euros y con entrada, cena y desayuno; las actividades sobre el mundo de los delfines, por 30 euros y en las que enamorarse de Lala y de su cría; y una actividad en la que convertirse en cuidadores por un día de rinocerontes, elefantes, tiburones, delfines, lémures, koalas o animales de granja, por 45 euros. Para Semana Santa, del 3 al 13 de abril, se proponen talleres infantiles que duran uno o tres días. Y otra singularidad: este invierno ha nacido la primera cría de oso hormiguero que se consigue en el zoo madrileño, el único de España que exhibe esta especie. Y luego están las estrellas del zoo: Bing Xing y Hua Zui Ba, los dos osos panda.

Otras clásicas citas zoológicas son el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, donde un centenar de especies animales de los cinco continentes viven en semilibertad, y el Zoo de Santillana del Mar. Y para parques de la naturaleza, dos propuestas divertidas: Senda Viva, cerca de Tudela, que une a los animales atracciones como tirolinas o un minirrally, y la Reserva Natural El Hosquillo, en Cuenca, donde se pueden ver osos, además de jabalíes o corzos.

03. TRAS LOS PÁJAROS

¿Qué prefiere ser, un twitcher o un birder? Puede decidirse entre uno u otro si acude a la Oficina Catalana de Turismo Ornitológico, en Seròs (Lleida). Guillem o María Ángeles, ornitólogos, planean la ruta que se desee, a la carta. Quienes llegan en las fechas precisas a los puntos concretos para avistar las aves específicas que hayan anotado en su lista personal se denominan twitcher. Quienes, por el contrario, vienen a explorar a fondo el lugar, observar todas sus aves y gozar de los atractivos gastronómicos, artísticos y culturales de su entorno, son los birder.

En Seròs se brinda información exhaustiva sobre las 50 aves representativas de la zona en la que convergen tres provincias -Huesca, Zaragoza y Lleida-, tres ríos caudalosos -el Ebro, el Cinca (que a la altura de Mequinenza tiene un puente de 600 metros) y el Segre- y, sobre todo, una naturaleza generosa para estos animales.

Es el territorio del Espacio Natural L'Aiguabarreig, donde, con prismáticos y buen calzado para andar (por ejemplo, por los senderos del bosque de ribera), se aprecian multitud de criaturas aladas, distintas en cada estación del año. Estimula y divierte su visión. Y sus sonidos, fáciles de convertir en onomatopeyas: el "chui-chui" del mosquitero, el "carrá-carrá-cri-cri" del carricero tordal, el "chichi-pán" de herrerillos y carboneros... Es un destino idóneo para fascinarse con cisnes blancos, abejarucos, gangas, críalos, elanios, garcillas cangrejeras, chotacabras cuellirrojo (uno de los más buscados por birders de toda Europa y del que se sabe que algunos ejemplares anillados aquí se han visto en Zaire), cogujadas montesinas y muchas otras especies. En este espacio es casi seguro "hacer un Bimbo", es decir, ver por vez primera una especie de ave.

Otros dos alicientes para venir a L'Aiguabarreig: los jardines de mariposas, con plantas criadas para atraerlas, y los cursos de la Universidad Catalana de Verano de Ciencias de la Naturaleza, del 6 al 10 de julio, con todo el pueblo como aula, proyecciones de cine al aire libre, excursiones nocturnas para ver aves, murciélagos o mariposas, exposiciones fotográficas y documentales y cursos como el de naturalismo subacuático o el de las tortugas marinas, por ejemplo. El calendario se encuentra en la web www.ucenatura.cat.

Pero hay muchas otras citas interesantes para los amantes de las aves. Por ejemplo, hacer turismo ornitológico en Formentera, una isla con dos zonas de humedales dentro del parque natural de Ses Salines d'Eivissa i Formentera y en las que están censadas 210 especies que paran aquí en sus rutas migratorias y nidifican. Destacan, por ejemplo, flamencos, cigüeñuelas, tarros blancos, chorlitejos patinegros, cormoranes, gaviotas de Audouin y pardelas baleares, entre otras.

Combinar ornitología con ciclo-turismo es posible en las Vías Verdes más pajareras, que cuentan con observatorios y centros de interpretación: las de la Sierra, entre Sevilla y Cádiz; de la Sierra Norte de Sevilla; la Subbética, en Córdoba; del Aceite, en Jaén; de Torrevieja, en Alicante; de la Sierra de Alcaraz, en Albacete; de las Vegas del Guadiana y las Villuercas, en Extremadura; del Cidacos, en La Rioja, y la de Laciana, en León.

El Loro Parque, del Puerto de la Cruz, en Tenerife

también tiene nuevos habitantes: ocho pichones de pingüinos Papúa que recientemente han nacido. Además, el parque va a estrenar este verano un espectacular aviario.

04. VOLUNTARIOS

Tal vez una de las mejores formas de acercarse a los animales salvajes sea a través de un proyecto de voluntariado con una ONG. WWF España lo hace posible con algunas experiencias: en el parque natural del Archipiélago de Chinijo, al norte de Lanzarote, en Canarias, de agosto a noviembre, donde se vigila que no haya caza ilegal de la pardela cenicienta, un ave protegida. Y a mediados de junio, cuando se hace un censo de nutrias en las Hoces del Río Riaza, en Segovia.

05. ANDALUCÍA ANIMAL

Otra opción es descubrir animales con los guías de la Junta de Andalucía. El programa Visitas a espacios naturales conduce, por ejemplo, el 11 o 12 de abril a una ruta ecuestre por Doñana, en Huelva, por 24 euros; el 25 o 26 de abril, a ver flamencos en la reserva natural Laguna de Fuentes de Piedra, en Málaga, por 8 euros; el 30 o 31 de mayo, al parque natural Sierra de los Vélez, en Málaga, para ver rapaces, gratis, y el 13 o 14 de junio, a practicar snorkel en el parque natural Cabo de Gata Níjar, en Almería, con un precio aún por determinar.

Otra idea es apuntarse a una travesía por el estrecho de Gibraltar para ver cetáceos y un paseo para conocer la berrea del ciervo. Y gratis o con un precio muy ajustado. Son dos sorpresas que se hallan entre las ofertas del Ayuntamiento de Los Barrios, en Cádiz, uno de los nueve que atesoran en su término municipal el parque natural de Los Alcornocales. El 8 de agosto salen a las aguas del Estrecho en una travesía organizada por la empresa Whale Watch Tarifa que cuesta unos 20 euros. Es un minicurso en el que averiguar cuáles son las especies residentes, como el delfín mular, el listado, el común y el calderón común; o las semirresidentes, como la orca, el cachalote o el rorcual común. Whale Watch propone además avistamientos de ballenas y delfines de abril a octubre; en julio y agosto se ven además orcas. Y los días 19 y 26 de septiembre, Los Barrios propone dejarse impresionar con los bramidos de los machos de ciervo en su berrea otoñal.

En el parque natural de Los Alcornocales merece además la pena hacerse con los servicios de alguna empresa local de guías. Porque aquí se produce uno de los fenómenos ornitológicos más importantes del otoño: la migración a través del estrecho de Gibraltar. Millones de ejemplares lo cruzan cada año desde las zonas de cría hacia sus cuarteles de invernada en África. Otro espectáculo asombroso, aunque relativamente difícil de ver, es la visión de ¡una serpiente peluda! Hay que tener suerte para verla, y no se trata en realidad de una serpiente, sino de una familia de meloncillos, o mangosta africana, unos mamíferos cazadores que tienen la costumbre de trasladarse con la madre, de hasta un metro de largo de cabeza a rabo, con sus dos a cuatro crías escondiendo cada una el hocico debajo de la cola del ejemplar que va delante y creando esa impresión de un único y alargado animal. Además, crían desde febrero hasta septiembre, con lo cual la impactante imagen se produce durante meses.

Y tú, ¿qué otro lugares recomiendas?

Guía

Información

» Acuario de Zaragoza (976 07 66 06; www.acuariodezaragoza.com). Zaragoza. De 10.00 a 19.00. Fines de semana y festivos, hasta 21.00. Adultos, 12 euros; niños, 5.

» Aquarium de San Sebastián (943 44 00 99; www.aquariumss.com). San Sebastián. De 10.00 a 19.00. Sábados y domingos, hasta las 20.00. Entrada, 10 euros.

» Oficina Catalana de Turismo Ornitológico (973 78 00 09).

» Bioparc Valencia (902 25 03 40; www.bioparcvalencia.es). Valencia. De 10.00 a 20.00. Adultos, 21 euros; niños, 15,50.

» Zoo Aquarium de Madrid (915 12 37 70; www.zoomadrid.com). Madrid. De 10.30 a 19.00. Fines de semana, hasta 21.00. Adultos, 18,50 euros; niños, 15.

» Senda Viva (www.sendaviva.com; 948 08 81 00). Arguedas (Navarra). Abre todos los fines de semana y festivos. Adultos, 22 euros; niños, 15.

» Parque de Cabárceno

(www.parquedecabarceno.com; 902 21 01 12). A 17 kilómetros de Santander (Cantabria). De 9.30 a 18.00. Adultos, 18; niños, 12.

» Parque Cinegético El Hosquillo (969 17 83 62). Las Majadas (Cuenca). Fines de semana y festivos nacionales, previa petición. Visitas guiadas de dos horas y medida, a las 11.00 y a las 16.30.

» Faunia (www.faunia.es).

Madrid. De 10.00 a 19.00. Adultos, 24,70 euros; niños, 19,10.

» Zoo de Santillana del Mar (www.zoosantillanadelmar.com). Santillana del Mar (Cantabria). De 9.30 hasta el anochecer. 16 euros; niños, 9 euros.

» WWF España (913 54 05 78; www.wwf.es).

» Programa de Visitas a Espacios Naturales de la Junta de Andalucía (902 52 51 00).

» Ayuntamiento de Los Barrios (956 58 25 00; www.turismovilladelosbarrios.com).

» Whale Watch Tarifa (956 68 22 47; www.whalewatchtarifa.net). De abril a octubre se organizan salidas de dos horas y media para ver delfines y ballenas. Adultos, 30 euros, y niños, 20. En julio y agosto, las salidas son de tres horas y media y, además, se pueden ver orcas. Cuesta 42 euros adultos y 30 niño. Hacen grupos todos los días, aunque dependen del tiempo. Es preferible confirmar un día antes.

» Turismo ornitológio en Lleida (www.lleidatur.com/birding).

» Turismo ornitológico en Formentera (www.formenterabirding.com).

» Vías Verdes (www.viasverdes.com). En el boletín Info Vías Verdes de septiembre de 2008 se pueden consultar las especies más destacadas de cada ruta.

» Loro Parque (www.loroparque.com). Puerto de la Cruz, Tenerife. Diario, de 8.30 a 18.45. Adultos, 31 euros; niños, 20.

» Turismo ornitológico en Los Alcornocales (www.alcornocales.org).

» Parque Nacional de Doñana (www.reddeparquesnacionales.mma.es/parques/donana; 959 43 04 32). El parque organiza visitas, terrestres o fluviales, previa reserva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 2009

Más información