Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama evita los besos en público

El presidente de EE UU sólo estrechó la mano de Carla Bruni, mientras Nicolas Sarkozy abrazó a Michelle

Las dos parejas con más carisma de la vida política se encontraron ayer por primera vez en Estrasburgo. El presidente francés había estado en la cumbre del G-20 en Londres pero no su esposa, Carla Bruni. Así que Nicolas Sarkozy fue el encargado de las presentaciones. Primero se saludaron los dos mandatarios con un abrazo y dos besos, luego Sarkozy abrazó y también besó a Michelle, pero cuando estuvieron frente a frente Obama y Carla Bruni, el presidente de EE UU sólo estrechó la mano a la primera dama francesa. Un detalle que no pasó inadvertido, sobre todo porque cuando a Carla le tocó saludar a Michelle lo hizo con gran efusividad.

La escena transcurrió cuando las dos parejas presidenciales se encontraron ante el palacio Rohan, sede de tres de los más importantes museos de la ciudad. Allí cientos de personas aguardaban la llegada del presidente estadounidense, al que recibieron con gritos y aplausos.

Una joven que estaba entre la multitud, que llenaba la plaza, le pidió a gritos a Obama un beso. Sarkozy, al darse cuenta, le advirtió a su colega, que al principio no se dio por enterado. Ante la insistencia, Obama puso la mejilla, algo azarado, para que la chica le diera un beso.

La primera foto de las dos primeras damas juntas llegó en el momento de los himnos. Allí comenzaron las comparaciones. Ambas son muy altas, Michelle algo más.

La que fuera modelo de los años noventa escogió unas bailarinas de color negro mientras que Michelle llevaba unos zapatos de ese mismo color y sólo dos centímetros de tacón. Ambas se cubrían con abrigos del mismo largo, por debajo de la rodilla, y cinturón. Michelle, negro con flores rojas, y Carla, en tonos grises.

Las primeras damas tendrán hoy agenda propia. Visitarán la catedral de Estrasburgo y los talleres de restauración de la Orden de Notre-Dame, institución que construyó el templo y que se encarga de su mantenimiento. La catedral fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988 por la Unesco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de abril de 2009