Reportaje:

Más deudas, más indisciplina en Mestalla

Miguel se duerme y llega tarde a entrenarse, y Morientes se queja en un acto promocional

"La plantilla debe reflexionar si está haciendo todo lo posible por centrarse y cumplir con lo que se espera de unos profesionales de su valía", dijo Fernando Gómez, vicepresidente del Valencia, el lunes. Sus declaraciones tomaron cuerpo ayer. Miguel, amigo de la vida nocturna según él mismo afirmó en septiembre de 2007 -"me gusta vivir la vida", dijo-, no llegó ayer a la ciudad deportiva. Se durmió. Aunque no se entrena con el grupo, debía ejercitarse para su pronta recuperación. Cuando le comunicó al entrenador, Unai Emery, su despiste, éste lo envió a las oficinas del club. El lateral portugués fue recibido por Javier Gómez, el nuevo consejero delegado, que le impondrá la correspondiente multa.

Más información

Ni Emery ni Fernando aprueban el comportamiento de Miguel, que no ha vuelto a jugar desde que regresara lesionado el 12 de febrero tras un partido con la selección de Portugal. Se le diagnosticó un problema muscular en el abductor. Un mes después -curiosamente, el mismo tiempo que el equipo lleva sin cobrar parte de su ficha- ni está recuperado ni en forma: ha ganado tres kilos de peso.

El otro gesto de indisciplina -"falta de educación", lo califican en el club- corrió a cuenta de Fernando Morientes. El delantero, que se reincorporó ayer al grupo tras una lesión, se quejó por tener que asistir a un acto promocional con uno de los patrocinadores del club: "Parece que era más importante este acto que mi recuperación, me han sacado corriendo de la camilla", contestó a la primera pregunta de la conferencia de prensa.

Los actos de indisciplina se suceden en el vestuario. Ángulo, por ejemplo, también ha dado la espalda a Emery: se niega a ocupar el lateral derecho. Opinan en las oficinas que los jugadores se sienten respaldados para no responder con profesionalidad ante el retraso en el cobro de sus fichas. Ellos repiten en público que los problemas económicos no les afectan en el campo. "Quien diga eso es que nunca ha jugado al fútbol", opina Marchena. Pero no han ganado un partido desde el Valencia-Almería (3-2) del 1 de febrero, es decir, desde que no cobran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de marzo de 2009.

Lo más visto en...

Top 50