Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Ingenieros de Valencia se niega a visar proyectos de Cataluña

Un cambio estatutario que permite nuevas colegiaciones, motivo de la guerra

Fecha, 23 de febrero. Se cumplieron años de una asonada en Madrid, pero muchos ingenieros industriales catalanes ni lo recuerdan. Su atención se centró ese día en la asamblea convocada en la sede del colegio para aprobar una modificación de estatutos que posibilitara la colegiación de ingenieros especialistas (químicos, geólogos y organizadores industriales). Se aprobó. La primera consecuencia ha sido abrir el colegio, la segunda, la reacción del Colegio de Ingenieros Industriales de la Comunidad Valenciana: su decano, Javier Rodríguez Zunzarren, anunció ayer que la institución no visará ni un solo proyecto firmado por un colegiado de Cataluña.

"Lo que han hecho los catalanes es totalmente ilegal según los informes jurídicos que tenemos", aseguró ayer Rodríguez Zunzarren, "los estatutos lo dejan bien claro, los colegios de ingenieros industriales son de ingenieros industriales". Argumenta que los Ingenieros Químicos, los de Geología y los de Organización Industrial ya tienen sus propios colegios.

El cambio de los estatutos busca unificar la profesión, dice Joan Vallvé

La junta de gobierno del colegio valenciano tomó una decisión la semana pasada: "No se van a visar proyectos que vengan de Cataluña, ya que surgen dudas sobre la legalidad de ese colegio", explicó ayer Rodríguez Zunzarren. Pero niega que hayan hecho alguna iniciativa en contra del colegio catalán. Para ellos, "la decisión que han tomado va totalmente contra la ley", pero es el propio Consejo Superior de Colegios de Ingenieros Industriales el que estudiará "la decisión unilateral" tomada por el colegio catalán. De hecho, los representantes han sido convocados por el presidente del consejo, Javier Cobo, a una reunión el próximo 12 de marzo. El colegio rechazó ayer pronunciarse sobre el asunto.

El informe al que alude Rodríguez ha sido elaborado por Manuel Breva, abogado de Castellón. Breva concluyó que el cambio estatutario promovido por Cataluña era ilegal. El colegio catalán, en cambio, está plenamente convencido de que el cambio está dentro de la legalidad y amparado por el nuevo Estatuto de Cataluña.

El cambio de los estatutos busca unificar la profesión, explica el decano, Joan Vallvé. La normativa catalana prevé que se adhieran a un colegio los titulados afines que no dispongan de colegio propio. Entiende que es el caso de las tres especialidades admitidas, algunas de las cuales, por separado, tendrían serias dificultades para lograr una masa crítica colegial. Además, sostiene Vallvé, la medida es buena para la profesión, porque la fortalece, y es heredera de la tradición asociativa ingenieril, viva desde 1863. "Primero sólo había ingenieros químicos y mecánicos. Hasta principios del siglo XX no se incorporaron los eléctricos y, más tarde, los de telecomunicaciones. De hecho, en algunas televisiones hay más ingenieros eléctricos que de telecomunicaciones". La diversidad no implica mezcolanza. Juntos pero no revueltos, añade, porque cada uno opera en su ámbito. El colegio sólo ampara, no permite a un eléctrico actuar como químico.

El cambio de estatutos no fue comunicado al consejo hasta que fue aprobado porque "si no se aprobaba, no había nada que comunicar", explica Vallvé. Pero el colegio valenciano no lo ve igual y notificó a los catalanes (al colegio y a los propios colegiados uno a uno) que la medida no era de recibo. El documento enviado desde Valencia dice: "La Junta de Gobierno del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunidad Valencia, reunida con carácter de urgencia con motivo de la convocatoria de la Junta General Extraordinaria del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Cataluña, que se celebrará el 23 de febrero de 2009, acuerda por unanimidad: proponer al Consejo que advierta al Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Cataluña de la ilegalidad de la propuesta" y si prosperara, que no sea "refrendada por el consejo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 2009