Los escándalos que afectan al PP

Cambio en la comisión

La comisión parlamentaria de investigación sobre el espionaje político en la Comunidad de Madrid tiene desde ayer nueva presidenta -la veterana diputada del PP Rosa Posada sustituye al dimitido Benjamín Martín Vasco-, pero por lo demás sigue en el mismo sitio: en dique seco. El Grupo Popular aún no ha entregado su solicitud de comparecientes, y eso mantiene bloqueado el inicio de las sesiones. Lo único que PSOE e IU han podido hacer por ahora es pedir documentación sobre el caso; y, de la que han pedido, más de la mitad ha sido rechazada por el PP, que tiene mayoría absoluta en la Asamblea de Madrid.

La comisión se constituyó el pasado 6 de febrero y ese mismo día fue elegido su presidente, el popular Benjamín Martín Vasco, que a los cinco minutos ya estaba enfrentado a las portavoces de la oposición, la socialista Maru Menénez e Inés Sabanés, de Izquierda Unida. Pero pocos días después Martín Vasco fue relacionado con la trama de corrupción que investiga el juez Baltasar Garzón, y el jueves dimitió con el argumento de que es inocente y quiere querellarse contra quienes le acusan.

Más información

Rosa Posada, de 69 años y toda una vida en política -fue, entre otras cosas, jefa de gabinete de Adolfo Suárez y la primera mujer portavoz del Gobierno-, es una figura muy respetada en la Asamblea. Ayer, Menéndez y Sabanés le rogaron que inicie "una nueva etapa" y desbloquee la comisión, pero salieron "decepcionadas": la presidenta no les garantizó que la semana próxima las sesiones puedan echar a rodar por fin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de febrero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50