Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Agenda

Traspasando los límites del lienzo

El pintor Alberto Reguera utiliza una galería de La Línea como escenario de sus nuevas creaciones

Quizás le riñeran de pequeño cuando con sus lápices de colores se salía de la raya que indicaba el dibujo. Quizás es una venganza a esas correcciones infantiles; pero la pintura de Alberto Reguera nunca ha entendido de límites de lienzos, marcos o paredes. El artista utiliza todo su entorno como un escenario de creación. Sus musas no le coartan su expresividad. Así de libre, efímero y exclusivo se presenta el pintor segoviano en La Línea de la Concepción (Cádiz), donde vuelve a llamar la atención por sus obras en las que el pincel halla en el infinito su única meta para posarse definitivamente.

Alberto Reguera llega a la galería Manuel Alés, dentro del Museo Cruz Herrera, con un halo de prestigio internacional. "Es más conocido en el exterior que en nuestro propio país", explica la directora de la sala, Macarena Alés. El artista ha pasado por Singapur, París, Zurich, Nueva York, Bogotá o Lisboa. "Lo suyo es transformar espacios con una pintura expansiva", añade. Es difícil reducir a Reguera a alguna tendencia, pero el propio autor se siente cómodo en lo que los expertos llaman abstracción lírica.

La exposición que ha llegado al museo linense se ha montado en torno al título Escenario de la pintura. Según el propio pintor, "los paisajes y los detalles de la naturaleza son los protagonistas". Quiere indagar en las relaciones entre el material, el espacio y el espectador. "Mis obras alcanzan las tres dimensiones", sostiene. Es una búsqueda de la profundidad. Un debate abierto sobre lo efímero del arte. Sus creaciones se salen del cuadro, se suben por las paredes, alcanzan otros objetos. Quizás así alcancen la inmortalidad.

En el Museo Cruz Herrera. La Línea. Abierto de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00. Domingos, de 11.00 a 14.00. hasta el 7 de marzo. Entrada libre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de febrero de 2009