Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El viento tira la carpa del dolmen de Montelirio

La estructura, que fue colocada el pasado viernes, no resistió el temporal

La estructura de protección del Dolmen de Montelirio, de cinco metros de altura y ubicada en la localidad sevillana de Castilleja de Guzmán se derrumbó ayer debido al temporal de viento y lluvia y ha quedado caída hacia un lado del monumento, después de que fuera colocada el pasado viernes para proteger el monumento arqueológico.

Según informaron fuentes de la plataforma ciudadana Valencina Habitable, los hechos, que sucedieron en torno a las 8,00 horas de ayer domingo, no han causado daños personales pero no se descartan daños en el corredor de entrada del dolmen, que se ha dejado descubierto con la única protección de una tela.

Asimismo, indicaron que varias bases de hormigón habían caído cerca del hueco del corredor y que el delegado provincial de Cultura de la Junta de Andalucía en Sevilla, Bernardo Bueno, que visitó la zona para conocer los daños, ha asegurado que mañana se repondrá la estructura.

En este sentido, el portavoz municipal y coordinador local de IU en Castilleja de Guzmán, Tasio Oliver, solicitó mediante un comunicado "la mayor celeridad posible a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento en la reposición de esta estructura para que el dolmen no siga sufriendo las inclemencias del tiempo".

Además, Oliver añadió que "es difícil de entender que después de año y medio esperando que estos restos se protejan debidamente, la estructura diseñada no sea de la fiabilidad que merece la importancia del yacimiento, una muestra más de la imprevisión y el poco interés que han demostrado las Administraciones por este yacimiento arqueológico".

Por su parte, el alcalde del municipio sevillano de Castilleja de Guzmán, Carmelo Ceba, explicó que tuvieron constancia de los hechos a primera hora de la mañana y que el vencimiento de la estructura metálica se produjo debido a que la carpa estaba aún en obras, sin terminar, y las rachas de viento, de hasta 90 kilómetros por hora, la tumbaron hacia un lado.

Ceba indicó que comunicaron la situación al arquitecto como a la empresa responsable de las obras, quienes indicaron que el dolmen no había resultado dañado y que mañana se colocará de nuevo la estructura para continuar con las obras de protección del monumento, que ha suscitado el surgimiento de varias asociaciones vecinales para lograr su conservación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de febrero de 2009