Obama apuesta por retrasar el apagón

La TDT no sólo pone a prueba la tecnología de un país. Es también una apuesta de carácter político. Para captar las señales es necesario renovar el parque de televisores -o incorporar descodificadores a los viejos aparatos- y adaptar las antenas. España quiere estar a la cabeza de Europa y ha programado el apagón analógico para el 3 de abril de 2010, dos años antes del límite marcado por la Unión Europea.

En Estados Unidos, donde el apagón está previsto para el próximo 17 de febrero, el equipo del nuevo presidente, Barack Obama, no parece percibir la TDT como algo urgente. De hecho, el Departamento de Comercio ha propuesto retrasar el salto tecnológico. El proceso de cambio exige sustanciosas inversiones económicas, ya que el Gobierno republicano aprobó un plan para subvencionar con unos 30 euros los descodificadores. La crisis podría dejar sin televisión a grandes bolsas de población, para quienes la televisión se iría a negro dentro de tres semanas.

Más información

En España, tanto el Gobierno central como las comunidades autónomas han abierto el grifo de los fondos públicos para que la TDT llegue en 2010. Al plan piloto de Soria se destinaron 3,2 millones de euros. Industria subvencionó más de 6.700 receptores interactivos (60 euros para la compra de un decodificador MHP) y financió la adaptación de 850 antenas colectivas (450 euros por edificio).

Subvenciones

A finales del ejercicio pasado, el Gobierno acordó destinar 8,7 millones a créditos para financiar convenios con las comunidades. A la hora de extender la TDT, es la administración autonómica la que más dinero aporta. Madrid, por ejemplo, invertirá 4,3 millones de euros. El concurso público convocado por la Comunidad de Madrid fue adjudicado a Retevisión-Abertis a principios del pasado mes de diciembre y pretende garantizar que el 99% de la población acceda a esas señales en 2010, cuando se produzca el apagón analógico. En Madrid capital, el compromiso es llegar al 100%.

El Gobierno balear ha anunciado su intención de subvencionar parcialmente la adaptación de las antenas en fincas de seis o más viviendas. En algunas zonas, como Menorca o Ibiza, la televisión analógica dejará de verse el próximo 30 de junio. Ese día serán digitales 5,6 millones de españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de enero de 2009.

Lo más visto en...

Top 50