Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PERSPECTIVAS DE AÑO NUEVO

El fin del mundo no será en 2009, pero...

A la nueva década, con crisis económica o sin ella, se llegará con una sociedad más verde, más tecnológica y más responsable, según la opinión de directivos involucrados en las tecnologías de la información que ha recabado Ciberp@ís en una encuesta internacional

Para este 2009 hay cosas casi ciertas. Por ejemplo, que en este año no nos llegará el fin del mundo (de lo contrario no tendríamos créditos a 20 años); también este año las teteras de los bares seguirán derramando el líquido por todos los lados menos por uno. Es tan seguro como que el Barca ganará la Liga. Y a partir de ahí, nos faltan luces y nos sobra oscuridad.

Desconocemos casi todo, por lo que Ciberp@ís ha preferido dar voz a gurús, pensadores, ejecutivos, investigadores de distintas disciplinas y partes del mundo. Que sean ellos los que pronostiquen. No tanto cómo seremos en 2009, que ya nos estamos viendo, sino cómo seremos cuando salgamos de la crisis. Que saldremos.

Entre las variopintas respuestas hay ideas que se repiten: los tiempos duros favorecen los cambios, no hay resistencia social a los mismos. Cambiar cuando todo rueda a favor es difícil; pero cuando nos enfrentamos a la disyuntiva de cambio o muerte, la opción es clara. Y la crisis es una cuestión, en muchos casos, de cierre de empresas, despidos y reformas drásticas.

Una segunda conclusión: una protagonista de estos cambios será la tecnología, por el abaratamiento de los procesos, su efectividad, su rapidez...

Tercera conclusión: el gran símbolo de la poscrisis no va a ser la computadora, sino el teléfono móvil, aunque éste será más potente que un ordenador de hace 10 años. Y también seremos más verdes, y más solidarios y más prudentes.

El 2009 está aquí y ya sabemos que, por primera vez, en el mundo se van a vender menos chips que un año antes, y que las ventas de móviles subirán pero poco y gracias a los países emergentes y que también se venderán más ordenadores pero facturará menos la industria, porque, eso sí, todo será más barato. Del descalabro se librará el videojuego, la publicidad online, el comercio electrónico. Y España no será diferente.

El desarrollo español, que se basó primero en el mocho (emigración de los sesenta) y luego en el tocho (la construcción) se ha quedado sin conejos en la chistera.

Ninguno de los anteriores modelos volverá a funcionar. Según todos los expertos, para vadear la crisis y salir fortalecidos de ella, la única solución es la tecnología, la innovación, la investigación, algo por lo que apuestan los diferentes gobiernos españoles cuando sobra dinero.

Ahora que falta vuelven a reducirse presupuestos en algunos de estos capítulos, vitales para competir en la nueva sociedad que surgirá más pronto que tarde. O tecnos o enfermos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de enero de 2009