Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tesoro presta a la banca 7.224 millones para revitalizar el crédito

El Gobierno dice que "de poco servirá" la medida si no llega a las empresas

A medida que el Gobierno presta más dinero al sector financiero sube la presión para que bancos y cajas de ahorros trasladen la liquidez a las empresas. La banca no tiene muchos defensores por lo que los políticos seguirán cargando contra las entidades financieras. El sector se defiende afirmando que "se atiende a la demanda solvente, aunque cada vez es menor", según Pedro Pablo Villasante, secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB). Afirmó que el sector "ha prestado 75.000 millones más hasta septiembre, un incremento del 10%".

Ayer saltó esta polémica después de que el Tesoro comprara activos a 31 entidades financieras por 7.224 millones en la segunda subasta del Fondo de Adquisición de Activos Financieros. Esta operación supone un préstamo a tres años, a cambio de activos de máxima calidad que se ha quedado el Estado. El importe adjudicado supone el 91,6% del total dispuesto, que se elevaba a 7.885 millones, y el 76% del solicitado por las entidades, que fue de 9.479 millones. En concreto, pidieron financiación 37 entidades frente a las 28 de la primera subasta, y se han atendido 31 demandas sobre las 23 entidades del pasado 20 de noviembre. Los dos grandes bancos, el Santander y el BBVA, no acudieron a esta subasta, como sucedió en la primera celebrada el 20 de noviembre. La Caixa sí lo hizo y se le adjudicaron 788 millones, "lo que nos corresponde por cuota de mercado", según la caja. Entre las entidades que reconocieron haber acudido estaban Caja Madrid y gran parte de las cajas y bancos de tipo medio.

Con la subasta, el Tesoro puede ganar unos 200 millones en tres años

Santander y BBVA no acudieron a la compra de activos por el Estado

Las entidades pagaron un tipo mínimo del 3,75% y uno medio ponderado del 3,934%, según el Ministerio de Economía. Este tipo es similar al que existía en el mercado financiero, cuando funcionaba. De esta forma, el Gobierno logra dos objetivos: por un lado puede afirmar ante otros gobiernos europeos que no está subvencionando a la banca. Por otro, se defiende ante la opinión pública que considera estas inyecciones de liquidez "como ayudas a la banca" en detrimento de otros sectores industriales. Con la subasta de ayer el Tesoro podría ganar alrededor de 200 millones a lo largo de tres años.

En la primera subasta sólo se colocó el 42% del importe ofrecido y hubo silencio oficial. Ayer se multiplicaron las manifestaciones alabando el resultado de la operación. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, se felicitaron por el "éxito" de la subasta, que se llevó a cabo mediante compras en firme de cédulas hipotecarias y bonos de titulización de activos. En este caso, la entidad saca fuera del balance el riesgo y lo traspasa al Tesoro. Por eso están dispuestos a pagar más que en la primera subasta. Además, en la primera el préstamo era a dos años y en la segunda a tres.

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, también salió a la palestra y advirtió a las entidades que deben utilizar los recursos del Gobierno para devolver el "flujo de crédito" hacia las empresas, ya que ese es el objetivo último de este plan. "No se trata de ayudar a los bancos. Los bancos que se ayuden ellos, sino de salvar al sistema financiero, que no es lo mismo", informa Europa Press. Corbacho advirtió que "poco se habrá avanzado" si las entidades no "hacen el ejercicio" de permitir que una parte de esos recursos pasen al sistema económico, que es el creador de empleo, en una intervención en el Foro ABC.

Pedro Pablo Villasante, de la AEB, agradeció al Gobierno las "facilidades" de acceso a la financiación que ha dado al sector con el Fondo de Adquisición de Activos. Tras presentar los resultados del sector, Villasante añadió que estas medidas son "adecuadas y necesarias" y deben "mantenerse" mientras los mercados sigan cerrados. El secretario general de la Confederación de Cajas (CECA), José María Méndez, aseguró que la subasta tuvo buena acogida porque "ha desaparecido" el miedo a ser estigmatizadas.

La AEB cree además que los bancos españoles "no necesitan capitalizarse" y pidió que las entidades que han recibido ayudas de los gobiernos "no las utilicen en contra de los bancos sanos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de diciembre de 2008