Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de apoyo condena los ciclos de música pop de Castellón

La falta de apoyo institucional, fundamentalmente del Ayuntamiento de Castellón, está punto de condenar, a muerte, los tres ciclos de música pop, alternativa, independiente y en directo que se celebran en la capital de La Plana. Los organizadores del ciclo Ricoamor, el festival Tanned Tin y el ciclo Sons barajan, seriamente, la posibilidad de dar por concluida la programación o trasladarse de ciudad ante el anuncio del Ayuntamiento de cancelar sus aportaciones o, en el mejor de los casos, rebajarlas.

El ciclo Sons lleva cinco años en Castellón. Organizado por una asociación sin ánimo de lucro, contaba con un presupuesto aproximado de 24.000 euros de los que 18.000 procedían de la concejalía de Juventud para la celebración de entre 20 y 30 conciertos anuales, todos ellos de entrada gratuita. Sin embargo, la gratuidad no era óbice para que las bandas tuvieran una calidad reconocida aunque, eso sí, alejada del ámbito comercial. Mientras que la Universitat Jaume I mantiene su aportación para el próximo año, de 6.000 euros, el Ayuntamiento ya ha comunicado que, como mucho, aportará otros 6.000 euros. "Con ese presupuesto pasaremos a organizar menos de una decena de conciertos", lamenta uno e sus organizadores, José Luis Cuevas.

En el caso del festival Tanned Tin, que en su pasada edición tuvo 3.500 asistentes durante los cinco días que duró el certamen en el que participaron 43 grupos, la aportación del Ayuntamiento de Castellón se ha limitado, este año, en su cuarta edición, a 3.000 euros, cantidad ínfima comparada con los más de 120.000 euros que alcanza el presupuesto. En este caso, los organizadores cuentan con el apoyo de Castelló Cultural, que aporta 20.000 euros y, nuevamente, de la Jaume I, con otros 9.000 euros. Sin embargo, el propio Cuevas, quien también es responsable de este ciclo, apunta que, teniendo ofertas de otras ciudades, resulta complicado mantener el Tanned Tin en Castellón cuando ni el Ayuntamiento ni la Diputación aportan un solo euro.

Lo mismo ocurre con el ciclo Ricoamor, que programa actuaciones de destacada calidad y reconocimiento internacional. Pero también depende de las ayudas públicas y, hasta ahora, contaba con la aportación tanto de Castelló Cultural como del Ayuntamiento, de los que recibía un total de 60.000 euros. El ayuntamiento ha anunciado que cancela su aportación, pese al éxito de público y la repercusión que alcanzan sus conciertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de diciembre de 2008