La lucha contra el terrorismo

El juez ordena la captura internacional de De Juana Chaos por no acudir a la Audiencia

El juez Eloy Velasco ordenó ayer la captura internacional del etarra Iñaki de Juana, debido a que éste no compareció al llamamiento del magistrado para declarar en relación con el homenaje que recibió en una herriko taberna de San Sebastián, el pasado 2 de agosto, cuando acababa de salir de prisión.

Velasco razona que el terrorista había sido citado personalmente a través del bufete de abogados Kevin R. Winters & Co, de Belfast, y que éste había manifestado a agentes de Interpol que no iba a comparecer.

Por ello, como no ha alegado ninguna causa justa que le impida acudir a la Audiencia, el magistrado ha acordado su prisión incondicional como autor por cooperación necesaria de un presunto delito de justificación pública de actos terroristas propios y ajenos que a su vez humillan en intensifican el dolor de las víctimas. Ese delito tiene prevista una pena de entre uno y dos años de prisión.

Más información

Fuentes jurídicas calificaron ayer de "grave error" la estrategia seguida por De Juana, ya que con los datos existentes en el sumario no había forma de mantener una acusación por enaltecimiento del terrorismo, porque únicamente se sabe que el etarra escribió una carta a sus seguidores por informaciones publicadas en Gara, el diario de la izquierda abertzale, pero el documento no está aportado a la causa. Tampoco se conoce la identidad de la mujer que supuestamente leyó la carta, ni existe ningún dato que no sea periodístico de cómo ocurrieron los hechos. Si De Juana hubiera negado ser el autor o hubiera pedido que le enseñaran la carta para ver si reconocía la firma, ahí se hubiera acabado el caso, pero como no se ha presentado, la bola sigue adelante.

El etarra está localizado entre República de Irlanda e Irlanda del Norte, pero no es seguro que en caso de ser detenido sea entregado de inmediato, sino que puede dar lugar a un largo proceso sobre la procedencia de su entrega. Sobre las posibles razones del terrorista para no comparecer, algunas fuentes señalaban que el etarra no se habría fiado de que la justicia española no le iba a encarcelar de nuevo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 11 de noviembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50