Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU sustituye el informe de gestión por un análisis de la crisis mundial

Las familias de IU hicieron ayer un insólito paréntesis en su confrontación y aprobaron casi por unanimidad el documento que abrirá la IX Asamblea Federal de la organización el próximo sábado. El texto -que no analiza la situación crítica de IU sino la crisis de la economía mundial- sustituye al tradicional informe de gestión que debería haber presentado el coordinador saliente -en este caso, Gaspar Llamazares- y que no presentará porque ha dimitido.

La Declaración de Rivas (en esa localidad madrileña se celebrará la Asamblea) fue pactada por representantes de las tres sensibilidades y aprobada por la Presidencia con 37 votos a favor, dos en contra y cuatro abstenciones: las de miembros del sector duro del PCE. Las otras dos familias en conflicto, los llamazaristas y la N-II, atribuyeron esas contadas deserciones a que "hay algunos en el PCE que no quieren ni oír hablar de consenso". Uno de los dirigentes que se abstuvo lo explicó de otra manera: "No es normal que en el documento que da inicio a la Asamblea no haya ni tres líneas sobre por qué IU está como está".

Ahora queda por ver si habrá consenso en un texto más importante: el de la línea política (hay nueve propuestas); pero, según el comunicado oficial, la aprobación de este primer documento demuestra la voluntad de las familias por celebrar una Asamblea "constructiva". La Presidencia acordó también que del cónclave saldrá una dirección más reducida. Donde no hay consenso ninguno es en quién integrará esa dirección y, sobre todo, en quién la encabezará en sustitución de Llamazares. Las reuniones a tres bandas seguirán a lo largo de toda la semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de noviembre de 2008