Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Atentado en Afganistán

España exigirá un cambio de estrategia en Afganistán antes de enviar más tropas

Las prioridades son evitar los bombardeos sobre civiles y mayor control de la ONU

¿Más tropas para qué? "El debate no debe ser enviar más tropas, sino cómo llevar a cabo una estrategia político-militar que ponga fin a la situación de inestabilidad", declaró ayer en Bruselas el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos. La revisión de la estrategia de la comunidad internacional en Afganistán es, según fuentes gubernamentales, lo más urgente. Todos los informes coinciden en que, siete años después de la caída del régimen talibán, la situación no hace sino empeorar. Con más de 4.000 muertos -entre ellos, 1.500 civiles y 258 soldados extranjeros-, este año está siendo el más sangriento desde que empezó el conflicto.

Evitar los bombardeos indiscriminados sobre la población civil, que amplían la popularidad de la insurgencia; mejorar la coordinación entre la Operación Libertad Duradera, liderada por EE UU, y la ISAF, bajo mando de la OTAN, y asegurar el control de la ONU sobre ambas; recabar el apoyo de los países vecinos, Pakistán e Irán, y exigir al presidente Hamid Karzai que ponga coto a la corrupción del Gobierno de Kabul son algunas de las medidas que, en opinión de España y de otros países aliados, hay que acometer cuanto antes si se quiere evitar que Afganistán siga deslizándose violentamente hacia la catástrofe.

Todos los informes coinciden en que la situación no hace sino empeorar

El PSOE asegura que los cambios son compartidos por Obama

El Gobierno se apresuró ayer a atajar el debate del aumento de tropas

España tendría muy difícil negarse si EE UU solicita más soldados

Fuentes de la Ejecutiva del PSOE sostienen que este planteamiento es compartido por el presidente electo de EE UU, Barack Obama, quien ha anunciado su propósito de revisar la estrategia en el país asiático aplicada por el todavía inquilino de la Casa Blanca, George W. Bush, informa Anabel Díez.

Pero Obama también ha anunciado su intención de aumentar las tropas en Afganistán al menos en dos brigadas, unos 10.000 soldados, y de apelar a la solidaridad de sus aliados para incrementar el contingente.

Si esta demanda se produjera en el marco de una revisión de la estrategia de Afganistán, España tendría muy difícil mostrarse cicatera, admiten fuentes gubernamentales. Y no sólo por complacer a Obama.

En 2009 están previstas elecciones presidenciales en Afganistán. Aplazarlas supondría admitir el fracaso, pero actualmente no es posible celebrarlas en 80 de los 364 distritos del país por falta de seguridad. En elecciones anteriores, en 2004 y 2005, España contribuyó con un batallón al éxito de los comicios.

Además, los últimos movimientos de Karzai, como la depuración de la policía emprendida por su nuevo ministro del Interior, Hanif Atmar, parecen indicar que esta vez la lucha contra la corrupción puede ir en serio.

Con los cadáveres del cabo Rubén Alonso Ríos y del brigada Juan Andrés Suárez García aún calientes, el Gobierno se apresuró ayer a intentar atajar el debate sobre un aumento del contingente en Afganistán, que suma casi 800 soldados. El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, contó, por encargo del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que éste le había comunicado que el Gobierno no tiene planes para enviar más soldados.

Aún hay tiempo para adoptar una decisión. Obama toma posesión el 20 de enero y no tiene sentido aumentar tropas antes de primavera. La primera vez que se vean las caras Zapatero y Obama será, probablemente, en abril. En la cumbre conmemorativa del 60º aniversario de la OTAN. Allí se hablará de Afganistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de noviembre de 2008