El Banco de España invita a las entidades a reforzarse

Bruselas acepta que no se publique qué firmas venden activos al Estado

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advirtió ayer a las entidades de que van a ganar menos dinero en este nuevo paisaje financiero internacional, lleno de incertidumbre, y les instó a reforzar su capital. "Hay diversas fórmulas para ello, pero en el escenario que acabo de describir, parece lógico pensar en retener más beneficios, sin olvidar las ampliaciones de capital y la emisión de cuotas", explicó ayer en su conferencia inaugural del curso académico de la escuela de negocios Esade.

Fernández Ordóñez hizo este llamamiento a la prudencia después de que los cinco bancos y cajas españolas hayan visto reducido un 1,7% su beneficio neto hasta septiembre, si bien las presentaciones de resultados del Santander y el BBVA, esta misma semana, han arrojado un optimismo mayúsculo.

El vicepresidente defiende que la transparencia no dañe a los bancos
Fernández Ordóñez asegura que la claridad es un pilar básico del plan

Más información

El gobernador del Banco de España señaló que la crisis obligará a un proceso de ajuste de los balances bancarios -"de tal modo que el crédito fluya a la economía real"- y apeló también a la necesidad de controlar los costes. El cómo lograrlo pasó, de nuevo, por cantar las bondades de "los procesos de consolidación bancaria", en castellano plano, de las fusiones, que "tanto atractivo generan en los medios", aunque no sean la única fórmula para optimizar los gastos. "Las fusiones pueden mejorar enormemente la estructura de costes y por tanto la rentabilidad de las entidades", incidió tras su discurso.

También puso deberes al Gobierno. Fernández Ordóñez urgió a liberalizar la regulación sobre el alquiler de vivienda y a reformar el mercado de trabajo, la negociación colectiva y las cláusulas de revisión salarial, sin las cuales crecerán "intensamente" las cifras de desempleo.

Son medidas de largo plazo que se suman al plan activado por el Gobierno para afrontar la crisis financiera y que incluyen el fondo para comprar activos financieros a las entidades. El gobernador evitó pronunciarse con claridad sobre la conveniencia de publicar o no los nombres de las entidades que acudan al fondo y, más allá de este elemento, defendió la claridad del sistema diseñado. "No entiendo esta polémica sobre la transparencia, porque la idea del plan es esencialmente la transparencia. Todos los informes técnicos serán remitidos al Congreso. La idea es ser absolutamente transparente. El Gobierno y la oposición están de acuerdo", recalcó.

El dilema que se plantea es si el Gobierno debe informar sobre a quién ayuda o no con dinero público, con el riesgo de estigmatizar a las entidades en cuestión y generar más desconfianza en el mercado.

Ante la disyuntiva, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, se mostró partidario de buscar un equilibrio "correcto" para que los planes se desarrollen "con luz y taquígrafos", pero asegurando al mismo tiempo que su aplicación "no dañe" a las instituciones financieras. En España, como en Europa, se publicarán las entidades que reciban avales o inyecciones de capital, pero no los bancos que vendan activos al Tesoro.

Para Bruselas, la ocultación de la identidad exacta del banco o caja que acuda al fondo "no es, en principio, un problema". Para el portavoz económico del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, el problema sería precisamente hacer lo contrario. A su juicio, deberán ser las instancias que supervisen el proceso, especialmente el Banco de España, en las que "hay que confiar", las que determinen cuándo se puede dar a conocer esta información "sin que se desacredite" la subasta, más aún cuando "mediáticamente" estas identidades "no tienen mayor interés".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 30 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50