Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VAMOS A...DAR LA VUELTA AL MUNDO

20 secretos, de turista a turista

De un hotel del Amazonas a una noche de marcha en Tokio, los lectores recomiendan sus lugares especiales en el mundo

Los alemanes iban de gris y tú ibas vestida de azul?, le dice Rick a Ilsa en Casablanca. A veces, incluso en la ciudad más bella del mundo, el recuerdo más hermoso no tiene que ver con la torre Eiffel.

Para celebrar los 10 años de El Viajero, 20 lectores recomiendan lugares que, por una u otra razón, marcaron su memoria con un recuerdo bonito.

Una esquina de película, una playa desierta, una montaña mágica, un museo emocionante, un hotel donde fueron felices. Rincones que podrían haber sido muchos otros, pero que permanecen.

Ése es el encanto de viajar, que siempre nos quedará París, o Benarés, o Brooklyn, o Normandía, o Similan...

01 Un 'pic-nic' en el paraíso

LOS ROQUES (VENEZUELA)

Susana Díaz Pantoja. 32 años. Cádiz. Trabajadora social.

"Soy de Cádiz, no hay playas que me gusten más que las de mi tierra, pero el paraíso está en Los Roques (Venezuela). Es un archipiélago alucinante, arena blanca, aguas cristalinas... imposible describirlo sin caer en los tópicos del Caribe. En la única isla habitada, el Gran Roque, no hay un hotel, sólo pequeñas posadas. La nuestra se llama La Gaviota, es cómoda y limpia; la ducha está fuera y no tiene calentador... ¡pero a quién le importa cuando estás en el paraíso! La playa está llena de pelícanos; el agua, de corales, y hay tantos peces de colores que parece que puedas cogerlos con las manos. Por la mañana, los dueños de la posada, gente encantadora, te llevan en barca a una de las cincuenta islitas. Te dan una sombrilla, dos sillas y una nevera con un pic-nic. Y te quedas allí, en medio de la nada, ¡como una marquesa!".

» MÁS PISTAS: La posada La Gaviota está en la isla Gran Roque, parque nacional de los Roques, Venezuela (a media hora de avión de Caracas). La habitación doble, con traslado a otras islas incluido y pensión completa, desde 160 euros por persona (www.posadalagaviota.com).

02 La esquina de ?Érase una vez en América?

BROOKLYN (NUEVA YORK)

Juan José Maroto. 48 años. Madrid. Maquetista.

"Si cruzas el puente de Brooklyn, casi al final, hay un pasadizo y luego unas escaleras que te llevan a la calle de Washington. Avanzas un poco y, de pronto, tienes frente a ti el póster de Érase una vez en América. Esta vista del puente de Manhattan es impresionante, sobre todo de noche. Estando allí de pie, frente a ese encuadre, me sentí transportado a otra época... Si sigues por Washington Street llegas a una playita irreal, desde la que se contempla todo el skyline: parece un decorado de seis kilómetros de ancho. Pasear por Nueva York es como estar en una película, reconoces todos los lugares y, hoy por hoy, gracias a Internet, puedes encontrar las localizaciones exactas de un montón de escenas famosas".

» MÁS PISTAS: El póster de la película Érase una vez en América es una foto del cruce de Washington Street con Front Street, en Brooklyn, entre los puentes de Brooklyn y de Manhattan. La zona, conocida como Dumbo (acrónimo de ?bajo el puente de Manhattan?), está llena de antiguas fábricas y almacenes convertidos en lujosos lofts, galerías y teatros. (http://dumbonyc.com; http://nycvisit.com).

03 Un Disneyworld en pleno Amazonas

LETICIA (COLOMBIA)

Hernando Gómez. 31 años. Murcia. Empresario.

"En medio del Amazonas hay un hotelazo que no te imaginas, el Decalodge de Ticuna. Las cabañas tienen una piscina en el centro y una maloca, la casa del chamán que viene dos veces por semana y te enseña a comer la coca y a preparar mangue. Por un convenio con el Gobierno, todos los empleados son indígenas. El trato es espectacular, y el sitio, surrealista: imagina una piscina supermoderna en medio de la selva. Un hotel sacado de Florida en plena jungla... ¡como un Disney World amazónico! Las habitaciones son lofts de 100 metros cuadrados con todas las comodidades. En el restaurante, bajo una anaconda gigantesca que cuelga del techo (de mentira), sirven el pescado del día y unos zumos deliciosos de frutas autóctonas como el coco azul. Las mesas están dispuestas alrededor de un lago con flores acuáticas y ranas del tamaño de perros. El sitio es perfecto para explorar la zona de las tres culturas (Colombia, Brasil y Perú); puedes ir a ver delfines rosas o la isla de los Micos, y tras todo el día de excursión, con un 98% de humedad, el hotel proporciona el merecido descanso al guerrero".

» MÁS PISTAS: El Decameron Decalodge Ticuna está en el Amazonas colombiano, en Leticia (a unos 1.850 kilómetros al sur de Bogotá). Desde unos 100 euros por persona, los precios dependen mucho del paquete concertado [00 57 (098) 592 66 00; www.decameron.com].

04 Un ?parking? motero en los Himalayas

PANG (INDIA)

Iria Villar. 28 años. Bilbao. Marketing.

"He cruzado en moto el puerto más alto del mundo. Está en Leh, un pueblito al que llaman pequeño Tíbet, rodeado de montañas de 7.000 metros. La India es estridente, pero la zona de Ladakh es otro mundo, mucho más tranquilo y espiritual. El viaje en moto cruzando los 2.000 kilómetros que separan Delhi de Leh por la antigua carretera comercial es mágico. Sólo está abierta cuatro meses al año y a cada curva cambia el paisaje, de pronto estás en la Luna, de pronto estás en Marte, sólo faltan los dinosaurios... Conducíamos una moto Royal Enfield, un modelo inglés de 1955 que se sigue fabricando en la India. Es la moto que hay que usar, la auténtica, pero en esas carreteras, ¡cuánto eché de menos mi BMW! Es alucinante lo que hay a esa altitud... bosques, cataratas, animales y ¡gente! En verano, los nómadas se instalan en Pang, un campamento en medio de la nada con tiendas, dabas, donde duermes y te dan de comer. A 4.800 metros no se puede hacer mucho, todo es un esfuerzo, así que te dedicas a tomar chai con otros viajeros. Y por la noche estás tan alto que parece que puedas estirar la mano y tocar el cielo".

» MÁS PISTAS: Pang es uno de los campamentos principales en la ruta de Delhi a Leh, bastante transitada por turistas en autobús, coche, moto o bicicleta. Se pueden encontrar paquetes de agencias especializadas desde España (por unos 2.000 euros). También hay agencias locales como www.ladakhtours.org, www.ladakhtourism.com o www.jktourism.org.

05 Un columpio a 1.340 metros de altura

CARDADA (LOCARNO, SUIZA)

Elisa García. Madrid. 19 años. Estudiante de periodismo.

"Después de un viaje nefasto (24 horas en ferry de Corfú a Venecia en cubierta y con un frío horrible) tomamos un tren a Locarno para ver los Alpes suizos. Tardamos telita en llegar y cogimos el último funicular que subía a La Cardada. En la cima hay un bosque, bonito, rollo Heidi, con un sendero. Al principio no ves las montañas, tan azules que se confunden con el cielo. El sendero lleva a una pasarela de madera que acaba en un mirador. La vista es tan impresionante que casi perdemos el último teleférico de vuelta. Después de un viaje tan duro, ver aquello te saltaba las lágrimas. Arriba del todo hay unos columpios gigantes donde puedes jugar mientras te pasmas ante la vista".

» MÁS PISTAS: Desde Locarno, un teleférico lleva al pueblecito de Orselina, donde se encuentra el Santuario della Madonna del Sasso. Desde allí, un impresionante funicular aéreo transparente, diseñado por el conocido arquitecto local Mario Botta, sube a 1.340 metros (27 euros ida y vuelta). Los más aventureros pueden tomar luego el telesilla Cimetta (8 euros) para visitar el mirador, que se encuentra a 1.670 metros de altitud (www.cardada.ch).

06 El vértigo que pintó Monet

NORMANDÍA (FRANCIA)

Imanol Barrenetxea. 46 años. Donosti. Profesor.

"Desde que vi de pequeño los acantilados de Etretat en una enciclopedia pensé que tenía que ir. Son un lugar muy famoso entre los franceses (mejor no ir en temporada alta) y aparecen en muchos cuadros de Monet, Courbet y Delacroix. Pasear por su borde es espectacular: hay un precipicio tremendo hasta la playa de guijarros. La piedra blanca de la pared contrasta con la tierra verde, hay muchos arcos y agujas naturales, y la visión del mar es amplísima; el horizonte totalmente abierto. Como no hay barandilla, caminar por La Falaise d?Amont o La Falaise d'Aval es toda una experiencia".

» MÁS PISTAS: La Côte d?Albâtre (Costa de Alabastro) se extiende durante unos 140 kilómetros entre el estuario del Sena y el del Somme, en Normandía, 65 kilómetros al norte de Rouen. En Etretat se concentran los acantilados más pintorescos de la zona (www.etretat.net).

07 Misticismo en el río Ganges

BENARÉS (LA INDIA)

Esther Basanta. 33 años. Barcelona. Blogger (www.missviajes.com).

"En Benarés, antes de amanecer, salen excursiones en barquita que te llevan al centro del Ganges, tan ancho que no ves la otra orilla. Cuando sale el sol, la gente baja por las escaleras, las ghats, hasta el agua, para purificarse antes de ir a trabajar. Es un espectáculo único. Hay muchos ascetas con la cara pintada. Toda la escena tiene un misticismo increíble, el agua está sucia y huele mal, tú no meterías un dedo, pero ellos tienen tal devoción, creen tanto, que no ven la suciedad. El contraste es una pasada: por un lado te da pena la miseria, que se conformen con tan poco, y por otro sientes añoranza de tener tanta fe en algo como ellos. La escena te absorbe... y te olvidas incluso de tirar la foto de rigor".

» MÁS PISTAS: La ciudad sagrada de Benarés (Varanasi) se encuentra en el norte de India, en el Estado de Uttar Pradesh. Situada en el margen izquierdo del Ganges, es un lugar de peregrinaje para budistas e hinduistas. La mejor forma de ver los baños rituales (Surya Pranam) es tomando un barco al amanecer desde las escaleras principales Dasawamedha Ghat (www.tourisminindia.com; http://incredibleindia.org).

08 El poder de la catarata y el géiser

GULLFOSS (ISLANDIA)

Juan Gallego. 25 años. León. Ingeniero.

"Viajé a Islandia por trabajo, pero un grupo de compañeros nos quedamos un par de días para hacer turismo por el Círculo Dorado, donde está Geysir, el pueblecito de donde viene la palabra géiser. Alquilamos un todoterreno sin tener mucha idea y un islandés nos recomendó visitar la catarata Gullfoss. Se llega por una carreterita en medio de la nada, dejas el coche en un parking y asciendes por un camino. Oyes el ruido del agua, pero no se ve nada hasta que la catarata aparece de pronto. No esperaba algo así. Es tremenda, poderosa. Te sientes muy pequeñito en esa masa gigante de agua. Estamos tan acostumbrados a vivir lejos de la naturaleza, que este tipo de espectáculo es mucho más impactante que ver, por ejemplo, la torre Eiffel".

» MÁS PISTAS: La catarata Gullfoss (catarata dorada), una de las más grandes de Europa, está en el cañón del río Hvita, en el sureste de Islandia. El Círculo Dorado, en el que se encuentra, es un circuito de 300 kilómetros que sale de Reikiavik y recorre, además de Gullfoss, el valle termoactivo de Haukadalur (donde está Geyser) y el parque nacional de Thinvellir (www.icetourist.is; www.south.is).

09 Harry Potter en el fin del mundo

USHUAIA (ARGENTINA)

Maria Luisa Pujol. 48 años. Barcelona. Coordinadora de la colección Josep María Queraltó de cine.

"Siempre que viajo procuro ir al cine, ya sea en Australia o en Yakarta. De camino a la Antártida visitamos Ushuaia, la ciudad del fin del mundo, ya que es la que se encuentra más al sur de América. En el puerto, de donde salen los barcos a la Antártida, hay un antiguo presidio convertido en museo, una especie de Alcatraz por el que puedes hacer un tour. Justo enfrente está el cine Packewaia. Es un cine como los que había en España en los años cincuenta y sesenta. Entrar es un viaje en el tiempo, las sillas de madera y tela roja raída, una sala pequeña y oscura. He visitado muchos museos del cine, pero estar en un cine así es la auténtica experiencia nostálgica. Ponían Harry Potter y estaba lleno de niños, fue un espectáculo. Lo más gracioso: el pequeño mago hablaba con acento argentino".

» MÁS PISTAS: Ushuaia (www.ushuaia.com.ar), con unos 54.000 habitantes, es la capital de Tierra de Fuego y la ciudad más austral del mundo. El cine Packewaia (www.cinepackewaia.com.ar) es la única sala comercial de la ciudad desde los años setenta, aunque existen varios cineclubes e incluso un festival de cine de montaña (www.shhfestival.com).

10 Un 'top five' del buceo

ARCHIPIÉLAGO SIMILAN (TAILANDIA)

Antonio Fernández. Málaga. 32 años. Traductor y guía de buceo.

"Un parque nacional con nueve islas deshabitadas, lejos de la costa, playas desiertas, el mar tropical a unos 30 grados, el agua con buena visibilidad hasta los 40 o 50 metros de profundidad... No es de extrañar que las Similan estén en el top five del buceo mundial. En sus aguas se pueden ver corales, peces de colores, mantas raya, tiburones ballena... Allí vi un napoleón de 60 kilos ?el más grande que he visto?, una tortuga, un tiburón de aleta gris, un tiburón nodriza... Como no hay alojamiento, o vas y vuelves durante el día o duermes en el barco. Dos días, una noche, siete inmersiones y pensión completa por unos 200 euros. No está mal para un europeo, aunque es el salario mensual de un tailandés. Fue estupendo, y tuvo anécdota: el guía resultó ser catalán".

» MÁS PISTAS: El archipiélago de las Similan es un parque nacional desde 1982. Se encuentra en el mar de Adamán, a unos 65 kilómetros mar adentro de Phang Nga (unos 100 al norte de Phuket), de donde salen los barcos para hacer excursiones de día o para dormir a bordo cuantas noches se quiera. El precio depende de los días y el número de inmersiones (www.southsiamdivers.com).

11 Un museíto con un jardín para pasear

SOMIÓ (GIJÓN)

Adrián Piera. 47 años. Madrid. Galerista.

"Hay un museo chiquitito en Gijón que me encanta: la Fundación Evaristo Valle. Tiene un jardín precioso, decadente, lleno de esculturas contemporáneas. Exponen la obra de Valle, un pintor de finales del XIX, pero además hacen muchas otras cosas, tienen mucho movimiento para sus posibilidades. La ubicación es perfecta, una casona palaciega asturiana y ese jardín en el que se respira una paz absoluta..." .

» MÁS PISTAS: Museo Fundación Evaristo Valle. Camino de Cabueñes, 261 (Somió, Gijón) (www.evaristovalle.com; 985 33 40 00). 3 euros.

12 La máquina a vaporque sube el Brocken

HARZ (ALEMANIA)

Albert López Iborra. Barcelona. 66 años. Aparejador.

"En Harz existe todavía una red de ferrocarriles a vapor con 25 locomotoras? trenes de vapor hay muchos en el mundo, pero éstos no son la típica atracción turística, lo bonito es que en la región los vecinos los usan como red de cercanías para ir de un pueblo a otro. La zona es preciosa: bosques, pistas de esquí de fondo, casas restauradas con estuco de colores que parecen sacadas de una postal... La conservación de los trenes es el resultado del pragmatismo: en la República Democrática no sobraba nada y se continuaron explotando las máquinas de finales del XIX y principios del XX. Uno de los tramos más hermosos, tanto para el aficionado al ferrocarril como para el turista, es el que asciende al monte Brocken. Su encanto no es sólo nostálgico. Es cierto que es una maquinaria obsoleta, superada por la técnica, pero eso no significa que ya no sirva o que haya que dejar que se pudra. El Harzquerbahn se explota como el primer día o mejor; viajando en un tren así le encuentras sentido al trabajo del ingeniero, entiendes el ingenio que conlleva".

» MÁS PISTAS: La red de trenes a vapor de Harz tiene su centro de operaciones en Wernigerode (a 250 kilómetros de Berlín). La zona, que ocupa parte de la Baja Sajonia, Sajonia Anhalt y Turingia, fue la frontera de la RDA y es hoy un parque natural. Para información sobre su red de trenes: www.hsb-wr.de.

13 Una lujosa ensalada de medusas

OSAKA (JAPÓN)

Iñaki Bretal. Pontevedra. 34 años. Chef de Eirado da Leña.

"De todos los lugares del mundo en los que he comido recomendaría el Xiang Tao, el restaurante chino que hay en el hotel Ritz de Osaka. Creo que me sorprendió tanto porque en España, o por lo menos en Galicia, tenemos la idea de que la china es una cocina normalita. Hablando con los cocineros japoneses, me dijeron que para nada; para ellos es una de las mejores del mundo. Dicen que el emperador chino comía al día más de 50 platos distintos, tan amplia es su cultura gastronómica. Cené una ensalada de medusas muy buena, me encantó sobre todo su textura. También sopa de tiburón y un calamar muy poco cocinado con un sabor a mar impresionante. Probé un pescado de río que no conocía hecho al vapor en bambú con un sabor y una textura finísimos. Y de postre, unas flores semicongeladas... cada una de ellas tenía un sabor distinto y casi parecía que estabas en la montaña. El servicio, exquisito; el lugar, muy agradable. Todo aquello hizo cambiar mi concepto sobre la cocina china".

» MÁS PISTAS: El restaurante Xiang Tao sirve comida tradicional cantonesa y de otras provincias chinas. Los menús de mediodía salen por unos 30 euros;

para cenar, unos 70 sin vino

(2-5-25 Umeda, Kita-ku, Osaka;

81 6 6343 7000; www.ritzcarlton.com).

14 Un paisaje poblado de hobbits y elfos

LAGO TEKAPO (NUEVA ZELANDA)

Raquel Mateo. 32 años. Pamplona. Administrativa.

"No es que sea una fanática de la trilogía de El señor de los anillos, pero cuando vi las películas me enamoré de los paisajes, así que nos pusimos a ahorrar para hacer nuestro viaje a la tierra de los hobbits y los elfos. Recuerdo muy especialmente un día que paramos a almorzar a orillas del Tekapo, un enorme lago de origen glaciar en los Alpes neozelandeses. No había nadie, sólo nosotros dos y nuestra caravana, y la sensación que tuve es indescriptible. Te sientes tan pequeño ante tal obra de la naturaleza y afortunado de poder estar allí... No podíamos pedir más, el tiempo era perfecto; el paisaje, más todavía, y junto a la sensación de libertad hicieron que lo recordemos siempre. Uno de los mejores almuerzos de mi vida".

» MÁS PISTAS: Las aguas turquesas del lago Tekapo, en el centro de la isla Sur de Nueva Zelanda, son una gran atracción turística. El lago tiene 83 kilómetros cuadrados y en su orilla se encuentra la iglesia del Buen Pastor, uno de los lugares más fotografiados de Nueva Zelanda. (www.tekapotourism.co.nz; www.laketekapountouched.co.nz).

15 Cabalgando con Genghis Khan

ALTAY TAVANBOGD (MONGOLIA)

Gorka Iguiñiz. 32 años. Pamplona. Ciclomensajero.

"En esta parte de Mongolia viven los kazajos. Esos que has visto en fotos, a caballo, con el águila en el brazo para cazar y un sombrero lleno de pelos. Es un parque nacional con un lago en el medio, el Khoton Nuur, que recorrimos a caballo. Me pareció la forma más bonita de ver Mongolia, sus grandes estepas de césped perfecto, como campos de golf uno detrás de otro. La inmensidad es tal que se para el tiempo y el espacio no existe. Vas a caballo, despacito, y crees que estás en la época de Genghis Khan. La gente sigue viviendo en tiendas de campaña, gers, y es todavía inocente, te tratan como a un nómada más, no como a un turista".

» MÁS PISTAS: El parque natural Altay Tavanbogd se encuentra en la provincia más occidental de Mongolia, Bayan-Ulgii, que hace frontera con China y Rusia. En esta remota región, que los kazajos llaman Syrgali, se encuentran los tres grandes lagos Khoton, Khurgan y Dayan.

16 Noche loca de sake y karaoke

TOKIO (JAPÓN)

Javier Castellano. 33 años. Granada. Arquitecto.

"En Tokio hay que meterse en el meollo. Arrancar en el famoso cruce de Shibuya y entrar en los baretos diminutos a tomar sake. No caben más de seis personas y están apiñados en cualquier sitio, como chabolas, junto a las vías del tren, bajo las escaleras... Dicen que los japoneses son cuadriculados, pero también son increíblemente flexibles... Llevan las situaciones al límite, ves cosas que no estarían permitidas en ningún otro sitio. Luego están los karaokes, edificios enteros en los que alquilas una habitación para tus amigos con barra libre. Encaramado a la ventana de uno de ellos, cantando Frank Sinatra, me sentí parte de esa ciudad extrema. En el barrio de Shinjuku, la calle es una feria 24 horas: puticlubes, comida, compras, todo mezclado. Hay ascensores como calles, comercios en todos los niveles, pistas de tenis en los tejados... Mirando las calles en fuga llenas de carteles verticales en todos los pisos, lo ves todo de un vistazo: la peluquería del primero; dos bloques más allá, el decomisos del quinto... La ciudad se convierte en un gigantesco menú de ordenador, con las opciones desplegadas, para que elijas (si entiendes japonés, claro). La última copa hay que tomársela en el Hyatt, el hotel de Lost in translation, viendo la ciudad desde lo alto. De noche, las luces rojas que orientan a los aviones tintinean con frecuencias diferentes. Es precioso, pero la palabra no es bonito. Tokio es interesante, una experiencia frenética".

» MÁS PISTAS: www.yes-tokio.es. Hotel Park Hyatt (http://tokyo.park.hyatt.com).

17 Un cochinillo estupendo en Barna

BARCELONA (ESPAÑA)

Giovanni Mazzucato. 57 años. Tarragona. Exportador.

"He comido en cientos de restaurantes del mundo, pero el único que llevo en el móvil es el Sensa Presa de Barcelona. Es pequeño, coquetón, no tiene más de seis mesas, eso ya no se ve... Sirven un cochinillo delicioso, que no es algo fácil de encontrar. Es sofisticado pero sencillo, sin espumas ni tonterías; puedes llevar a cualquiera y quedas bien. No lo conoce mucha gente, pero siempre está lleno, así que reservar es imprescindible".

» MÁS PISTAS: Sensa Pressa (932 18 15 44). Enric Granados, 96. Barcelona. Unos 50 euros.

18 La tierra donde sonaba el ?bombolong?

CASAMANCE (SENEGAL)

Gisela Macchiauvelli. 31 años. Buenos Aires. Logopeda.

"De mi viaje a Senegal en bici recuerdo especialmente la región de Casamance. Íbamos a parar en Cabo Skirring, la zona más turística, pero decidimos tirar un poco más y acabamos en un lugar cerca de Boukote. En un bar de carretera conocimos a Joe. Hablaba perfecto castellano y nos pusimos a charlar sobre política, ya que en Casamance existe un movimiento separatista y algunos simpatizantes se hacen llamar ?los vascos de Senegal?. Joe nos enseñó su comunidad: los diola. Es un pueblo abierto y hospitalario, y como son animistas, fue un respiro comparado con las partes musulmanas de Senegal, donde, si eres mujer, te tienes que cubrir todo el rato. La zona es un gran ejemplo de convivencia entre católicos, musulmanes y animistas. Joe nos dijo que teníamos que ver ?el museo?. No se trataba de un lugar físico; consistió en un tour que nos dieron los adolescentes por el pueblo mostrándonos las herramientas de cultivo, las armas para cazar o el tambor bombolong, usado en tiempos para avisar, por ejemplo, de que había un enfermo o una parturienta. También nos contaron que en las ceibas, unos árboles con unas raíces enormes que abrazan el tronco, se crea una cavidad donde los diola entierran a sus reyes... Era un pueblito con chozas y gallinas por el suelo, pero aprendí mucho. Eso es lo mejor de viajar, lo más enriquecedor, que la gente te transmita su cultura".

» MÁS PISTAS: La región de Casamance, en el suroeste de Senegal, está separada del mismo por Gambia. La zona es una de las más turísticas del país. Presume de bosques y playas, y los diola, famosos por su hospitalidad, ofrecen alojamientos rurales. (www.casamance.net; www.senegal-tourism.com).

19 De caminata hasta la Laguna 69

HUASCARÁN (PERÚ)

Iván García. 33 años. Burgos. Profesor y fotógrafo.

"Subir a la Laguna 69 en Perú es una paliza, son cuatro horas caminando... y lo peor es que durante las dos últimas ya estás a más de 4.000 metros de altitud y apenas se puede respirar. Tienes que estar muy en forma, pero cuando llegas es una pasada. El agua de la laguna glaciar es transparente, estás rodeado de nieve, y el aislamiento es total, no puedes ver algo así en ningún otro lugar. Merece la pena, y es aún más flipante porque llegas casi a rastras... y eso que luego tienes que volver a bajar".

» MÁS PISTAS: El parque nacional de Huascarán está en el departamento peruano de Ancash (capital, Huarás), a unos 400 kilómetros al norte de Lima. Es patrimonio natural de la humanidad de la Unesco y en sus 340.000 hectáreas hay 296 lagunas y 663 glaciares (www.peru.info).

20 La mejor tienda de música rara

NUEVA YORK (EE UU)

Javier Díez Ena. 34 años. Zaragoza. Contrabajista de Dead Capo.

"Siempre que viajo llevo una lista con conciertos y tiendas de instrumentos y de discos a las que quiero ir. En Londres nunca me pierdo Video & Music Exchange (el paraíso de la segunda mano) y Rough Trade. Estoy deseando ir al Amoeba de Los Ángeles, un amigo mío lloró allí de la emoción... Downtown, en Nueva York, ha sido mi tienda de discos favorita. Había visto el catálogo por Internet... tenían cosas raras, son una referencia si estás buscando música de vanguardia de cualquier época. Sabía a lo que iba, pero cuando llegué allí me sorprendió: ¡tenían mucho más de lo que podía haber imaginado! Tienen pilas de cosas muy difíciles de encontrar, cajas del free jazz más extremo, montones de electrónica experimental, rock raro y vanguardia más académica, de Stockhausen para acá... Es una tienda con mucho encanto, le han crecido los discos. Están por todos lados, para buscar hay que ir apartando cajas. El tipo que la lleva es encantador. Yo iba buscando un disco raro de electrónica antigua, él no lo conocía y se rayó; se puso a buscarlo por Internet. Me sentí mal porque claramente este señor sabía mucho más que yo de música, pero no se puso nada prepotente, al revés... empezamos a hablar. Nunca he estado tanto tiempo en una tienda de música, casi cuatro horas. Salí de allí con 35 o 40 discos, pero todos buenos, ¿eh?, nada de morralla".

» MÁS PISTAS: La cadena londinense Music & Video Exchange tiene varias direcciones por todo Londres (www2.mveshops.co.uk). También en Londres, Rough Trade tiene dos tiendas (Brick Lane, 91, y Talbot Road, 130; www.roughtrade.com). La mítica Amoeba Hollywood está en el 6400 de Sunset Boulevard (www.amoeba.com). La neoyorquina Downtown Music Gallery, en el 342 de Bowery (www.downtownmusicgallery.com).20 secretos, de turista a turista.

En EL VIAJERO las recomendaciones de los lectores cuentan, y mucho. Envía la tuya y ayuda a otros viajeros a planificar sus viajes | Consulta las sugerencias de otros lectores

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 2008

Fe de errores
Por error, se publicó mal el nombre de una entrevistada, en lugar de Maria Luisa Villar se llama Maria Luisa Pujol.