Penuria alarmante en 33 países

Treinta y tres países del mundo, la mayoría africanos, se encuentran en una situación de hambre "alarmante" o "extremadamente alarmante", según el Índice Global del Hambre, publicado por el Instituto Internacional para la Investigación de Políticas Alimentarias (IFPRI, por sus siglas en inglés) coincidiendo con el Día de la Alimentación, que se celebra mañana. La situación puede ser mucho peor, porque los datos se recabaron en 2006, antes de la crisis del precio de los alimentos.

El estudio analiza el porcentaje de población malnutrida, el número de niños menores de cinco años con bajo peso y la mortalidad infantil en 88 países en vías de desarrollo. El peor parado es la República Democrática del Congo, seguido de Eritrea, Burundi, Níger, Sierra Leona, Liberia y Etiopía. Desde 1990 se ha progresado globalmente, sobre todo, en atajar el número de niños afectados por malnutrición en el mundo, especialmente en Asia, Oriente Próximo, norte de África, Latinoamérica y el Caribe, al reforzarse la seguridad alimenticia. Aun así, los niveles de hambre en el sur asiático y los del África subsahariana siguen siendo muy elevados. El problema en Asia se concentra en los niños con bajo peso; en los países africanos, es la incapacidad de atajar la mortalidad infantil y los altos porcentajes de población adulta cuya alimentación no alcanza el mínimo calórico indispensable.

Más información

"La crisis financiera puede aliviar algo la situación, dado que reduce el precio de las materias primas, pero el colapso del crédito hace que el acceso al capital sea difícil, y eso incluye al sector agrícola, lo que añade un nuevo obstáculo a la crisis de la alimentación", dice el director general del IFPRI, Joachim von Braun.

El instituto pide mayor inversión de los países afectados en producción e investigación agrícola, expandir las redes de asistencia humanitaria, eliminar las barreras al comercio, crear reservas de grano, cambiar las políticas referentes a los biodiésel y evitar la especulación con los alimentos. El IFPRI ha evaluado en 14.000 millones de dólares el capital de más necesario para salir de la crisis de los alimentos y poder llegar a cumplir los Objetivos del Milenio de reducir el hambre a la mitad en 2015. Para África, la inversión adicional debería ser de 5.000 millones, esto si los Gobiernos africanos cumplen su compromiso de invertir el 10% de sus presupuestos en agricultura. "Para mejorar sustancialmente la seguridad alimenticia en el siglo XXI, las reformas deben empezar ahora", aseguró Von Braun.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50