Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica se suma a la denuncia ante la UE contra France Télécom

Si prospera el expediente, el operador francés debe devolver 12.000 millones

Guerra de denuncias entre los operadores españoles. Primero fue Vodafone contra Movistar. Luego, France Télécom contra Telefónica. Ahora le toca el turno a la empresa que preside César Alierta. Telefónica se ha personado como parte interesada en el expediente que la Comisión Europea (CE) tiene abierto contra Francia y la empresa de telecomunicaciones estatal, France Télécom, por recibir presuntamente ayudas del Estado contrarias al Tratado de la Unión Europea. Telefónica solicitará una aplicación estricta de la normativa de las ayudas estatales comunitarias a France Télécom (FT). La operadora española presentó la documentación pertinente el pasado 29 de septiembre, informaron fuentes conocedoras del expediente.

Los servicios dependientes de la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, han considerado incompatible con las normas del Tratado el acuerdo alcanzado en su día entre FT y el Gobierno francés, su accionista principal. Por este motivo, la CE inició el expediente mediante una carta que envió a las autoridades francesas el pasado 20 de mayo.

En virtud de este acuerdo se modificó el régimen de financiación especial de las jubilaciones de los funcionarios del Estado que prestaban sus servicios en la compañía estatal. La CE considera que supuso una reducción de los costes de FT en comparación con los que deben satisfacer el resto de las empresas francesas de telecomunicaciones.

FT ha acometido un ajuste de su plantilla en los últimos dos años que ha supuesto el abandono de la compañía de 17.000 empleados en una primera fase y 5.000 más al año siguiente, 22.000 personas en total, en su mayoría ex funcionarios.

Si la CE declara finalmente ilegal la ayuda, FT deberá ingresar en las arcas del Estado francés todas las contribuciones no pagadas más los intereses correspondientes desde el impago. La cantidad total podría aproximarse a los 12.000 millones de euros, algo menos de los 14.800 cuantificados por el demandante, Bouygues, según consta en el párrafo 24 de la Decisión de Apertura del expediente.

Ésta no es la primera vez que la CE investiga las ayudas recibidas por FT de parte de su principal accionista, el Estado. En 2004 la autoridad europea obligó a Francia a exigir a FT la devolución de una ayuda recibida por importe de 928 millones de euros más intereses. Hoy por hoy esta ayuda todavía no ha sido devuelta, a pesar de que el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas lo ha establecido por sentencia en octubre de 2007 (asunto C-441/06).

Telefónica ha señalado que considera inaceptable que France Télécom todavía no haya reembolsado esta cantidad y, sin embargo, pretenda ahora obtener un pronunciamiento favorable de la Comisión en el expediente actual. Ante esta situación, Telefónica solicitará a la Bruselas que no se pronuncie sobre ninguna eventual compatibilidad en el expediente de pensiones hasta que France Télécom reembolse la totalidad de las ayudas del Estado que la Comisión ordenó recuperar en 2004.

Además, FT se enfrenta a otro procedimiento que se encuentra también ante los tribunales comunitarios por una línea de crédito de 9.000 millones de euros concedida por Francia a FT en diciembre de 2002. El Estado francés es actualmente el mayor accionista de FT con una participación del 24,7% en el antiguo monopolio.

Las autoridades comunitarias controlan las ayudas del Estado con el objetivo de asegurar que las intervenciones de los Gobiernos de los Estados miembros no distorsionan la competencia ni el libre comercio en el seno de la Unión. Se considera ayuda del Estado cualquier ventaja otorgada por una autoridad pública nacional a una empresa que confiera a éstas una ventaja específica que distorsione la competencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de octubre de 2008