Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | Los organismos internacionales

El FMI alerta de que el mundo está al borde de una recesión

El Tesoro de EE UU estudia la compra de acciones de los bancos en apuros

La intervención pública en la banca es una propuesta que encaja mal en las recetas tradicionales del Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero su director gerente, Dominique Strauss-Kahn, no tuvo empacho ayer en hacer una relectura de principios antes intocables, vista la profundidad de la crisis financiera. "Lo primero es restablecer la confianza y la prioridad debe ser recapitalizar los bancos", afirmó. Es necesaria una respuesta coordinada y rápida, añadió Strauss-Kahn, que advirtió de que el mundo "está al borde una recesión global".

Strauss-Kahn pide que se inyecte más dinero público en las entidades financieras

El Fondo establece un mecanismo de préstamo urgente para países en crisis

Strauss-Kahn hizo equilibrios entre el pesimismo que aflora de las últimas previsiones del FMI -pronostica un estancamiento en los países avanzados en 2009, con un retroceso del 0,2% para España- y la apuesta de que la recuperación puede comenzar "en la segunda mitad del próximo año". Para ello, el dirigente del FMI consideró indispensable profundizar en la batería de medidas públicas adoptadas por los gobiernos occidentales, como la ampliación de garantías de los depósitos, la compra de activos tóxicos, la adquisición de acciones o los avales para la emisión de deuda de las entidades en problemas.

El responsable del FMI enfatizó que la toma de participaciones en el capital de los bancos es la medida más urgente para recuperar la confianza en el mercado de crédito. Un camino que el Gobierno estadounidense parece ahora más dispuesto a recorrer. Su plan de 700.000 millones de dólares (medio billón de euros) para aliviar la precaria situación del sector ya incluía esta medida. Pero, hasta ahora, esa línea de actuación estaba muy lejos de ser una prioridad en el plan, centrado en la compra de activos tóxicos.

La intensidad de la crisis ha cambiado también ese enfoque. "Utilizaremos todos los instrumentos del plan, incluido el fortalecimiento del capital de instituciones financieras de todos los tamaños", aseguró el secretario del Tesoro, Henry Paulson, el miércoles pasado.

La autorización al Gobierno estadounidense para comprar acciones de los bancos fue uno de los puntos más controvertidos del plan presentado por Paulson, que tuvo que superar el veto inicial del Congreso. En el plan se asegura que el Tesoro adquiriría acciones con derechos económicos preferentes (una mayor participación en dividendos), pero sin derechos de voto. Pese a esta renuncia de partida, muchos congresistas basaron su voto contrario al plan en su rechazo a cualquier medida que oliera a intervención pública en la banca.

Las tornas han cambiado. Y la Casa Blanca allanó ayer el camino a una intervención inminente. "El Tesoro considera activamente estas inyecciones de capital", comentó ayer la portavoz del Gobierno, Dana Perino. Esta medida es similar a la que acaba de anunciar el Reino Unido.

Mientras, el Tesoro estadounidense baraja también la compra de emisiones de deuda a largo plazo de la banca, en un nuevo intento de desatascar el mercado de crédito.

"Estamos en una triple crisis, por el precio de los alimentos, el petróleo y los problemas financieros", recordó Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, que celebra junto al FMI su asamblea anual este fin de semana en Washington. Zoellick reclamó que los países avanzados no respondan a la crisis con recortes en ayudas al desarrollo.

Para asistir a países en problemas, el FMI anunció la puesta en marcha de un mecanismo de préstamo urgente para agilizar los trámites. "Es un instrumento específico para países de renta media", opuso Carlos Galián, de Intermon-Oxfam. La ONG sostiene que el FMI, que cuenta con unos 200.000 millones de dólares (150.000 millones de euros) para préstamos, debería agilizar la vía de crédito a los países pobres.

Nuevo batacazo en los mercados

- 8.00. Islandia nacionaliza su mayor banco, el Kaupthing,

- 8.30.Francia, Bélgica y Luxemburgo respaldan a Dexia para que obtenga un préstamo de 4.500 millones del mercado.

- 9.00. El Ibex abre al alza.

- 9.15. Rumania y Bulgaria aumentan la garantía de los depósitos de 20.000 a 50.000 euros. Eslovenia, al 100%.

- 11.30.El Euríbor cierra con alza en el 5,512%.

- 12.00. Las Bolsas europeas empiezan a caer.

- 12.00, En Rusia se anuncia que el monopolio estatal de ferrocarriles (RJD) y el gigante de diamantes Alrosa compran el banco en Kit Finans por sólo 100 rublos (2,8 euros).

- 12.30. El Banco Central Europeo confirma que a partir de la próxima subasta semanal prestará a los bancos toda la liquidez que necesiten al 3,75%

- 12.45. La Bolsa de Reikiavik, suspendida hasta el lunes.

- 13.oo. La OPEP fija una reunión extraordinaria en noviembre por la bajada del precio del petróleo.

- 13.30. Irlanda prevé aplicar la garantía del 100% de los depósitos a bancos extranjeros.

- 16.oo. El FMI alerta de que el mundo está "al borde de la recesión global".

- 17.30. El Ibex pierde los 10.000 puntos tras una nueva caída, del 3,89%.

- 18.00. Henry Paulson, secretario del Tesoro de EE UU, reconoce que, pese a las medidas, caerá alguna entidad financiera más. Estudia aplicar inyecciones para bancos.

- 22.00. Wall Street cierra con una de las mayores caídas de su historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 2008

Más información