9 d'Octubre

El paro vuelve a ser el primer problema

Los encuestados reclaman al Consell medidas para encarar la situación económica

La convulsión económica que sacude al mundo ha cambiado la percepción que tienen los valencianos respecto a las problemáticas de su entorno y ha recompuesto su orden, de acuerdo con el sondeo que Metroscopia ha realizado para EL PAÍS con motivo del 9 d'Octubre. Una mayoría de valencianos considera que la situación general en la que se encuentra la Comunidad Valenciana es positiva (50% frente al 31%), aunque también la mayoría mantiene que la situación ha empeorado respecto al año anterior (50% contra 12%).

La mayoría ve la situación positiva, aunque considera que ha empeorado
La inmigración cae del primer lugar al séptimo y el agua del segundo al décimo

Más información

En ese sentido, las preocupaciones de los valencianos se han reorientado. El paro, que en 2007, era la tercera preocupación en importancia, se ha convertido en la máxima inquietud, seguida de la economía, que un año antes estaba en la posición novena. Se produce una total coincidencia entre lo que les afecta personalmente a los valencianos y lo que les inquieta, algo que no sucedía en el anterior sondeo. Así, llama poderosamente la atención la caída de la inmigración, que fue el principal problema y desciende hasta la séptima posición. Y, sobre todo, el problema del agua, tan amplificado desde la Generalitat a través de sus terminales mediáticas, que se precipita desde el segundo al décimo puesto, preocupando de forma genérica al 5% de los valencianos pero afectando personalmente sólo al 1%.

Ahondando en el problema económico, la mayoría de los valencianos (91%) ve necesario que el Consell elabore un plan de choque contra la crisis, y uno de cada dos encuestados (56%) considera que el Gobierno valenciano no está haciendo nada al respecto. En este último apartado se produce una división de opiniones entre los encuestados que aseguran haber votado al PP: el 41% afirma que el Consell sí que ha emprendido acciones contra la crisis y el 43% afirma lo contrario. Y en ese sentido, el 61% de los valencianos no puede citar ninguna medida (porque no sabe o no contesta) tomada por el Ejecutivo para atajar la situación. El porcentaje asciende hasta el 65% entre los votantes populares.

Entre las posibles acciones que debería impulsar el Consell para hacer frente a la crisis económica, la mayoría de los ciudadanos apunta hacia la reducción de cargos (el 77% la considera muy o bastante efectiva) y hacia la congelación de los salarios de los altos cargos (78%). Pese al amplio consenso, ambas medidas logran más adeptos entre los votantes del PP (81% y 84%) que en los del PSPV-PSOE (77% y 79%).

Respecto a los grandes eventos patrocinados por la Generalitat, una de sus principales apuestas políticas, la mayor parte de encuestados conceptúa que son positivos para la imagen exterior de la Comunidad Valenciana (85%) así como para el conjunto de los valencianos (58%). En este apartado, la división entre los encuestados que votan al PP y los que votan al PSPV-PSOE se acentúa. El 80% de los votantes populares valora los efectos positivos mientras que en el electorado socialista prevalecen quienes los consideran más negativos que positivos (el 47% frente al 38%). La opinión general se divide en cuanto al apoyo que el Gobierno central presta a los grandes eventos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de octubre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50