Entrevista:PUNTO MUERTO EN LA RENOVACIÓN DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Alonso: "Hay que elegir juristas imparciales"

El responsable de las negociaciones del PSOE para renovar los órganos constitucionales, José Antonio Alonso, dejó ayer claro por primera vez el rechazo de su partido a los dos candidatos propuestos por el Partido Popular para la renovación del Tribunal Constitucional. Sin mencionarlos, Alonso dijo que no aceptarán a juristas que puedan ser recusables en los asuntos pendientes en el tribunal. Francisco José Hernando y Enrique López, los candidatos del PP, se han significado tanto contra el Gobierno desde el Consejo del Poder Judicial que podrían ser recusados en multitud de asuntos recurridos por el PP, entre ellos el Estatuto de Cataluña y la ley de matrimonios homosexuales.

"Hemos dicho en los últimos meses muy claramente que para el Constitucional hay que elegir a juristas de prestigio y que sean imparciales sobre los asuntos que van a conocer. ¿Qué ocurriría si nombráramos a juristas que tuvieran que ser recusados nada más ser nombrados? Eso sería un factor de inestabilidad claramente intolerable", explicó. Esta posición, según fuentes del PSOE, la comparten el ministro de Justicia, la vicepresidenta del Gobierno y el Grupo Socialista del Senado, que es el que tiene que votar.

Alonso: "Sería un factor intolerable de inestabilidad para el Constitucional"

Más información

No obstante, las objeciones de Alonso serían aplicables también a Juan Carlos Campo, propuesto por el Parlamento de Andalucía a instancias del PSOE. Campo sería igualmente recusable porque ha sido vocal del Consejo y, por tanto, está igual de contaminado. La diferencia es que, entre los 23 candidatos que han propuesto los parlamentos autónomos al Senado para que elija cuatro, el PP no tiene más nombres, porque dio orden a todos sus grupos en las autonomías de que propusieran a los mismos. El PSOE tiene otros 15 para elegir a los dos de su cuota.

El PSOE ha evitado frenar a Hernando y López en los parlamentos autónomos a pesar de ver venir la jugada. Una vez en el Senado, el margen de negociación es cero. El PP ni siquiera puede retirarlos a estas alturas porque formalmente no son suyos, sino de las comunidades autónomas. Los votos del PP son imprescindibles para efectuar los nombramientos. O entran estas dos personas en el tribunal, o no hay renovación posible.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50