Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez esgrime su independencia frente a la tutela de Ferraz

La nueva dirección socialista recibe el respaldo del 83% del congreso regional

Nada más cerrar el congreso que le ha refrendado como secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez lanzó ayer un aviso a quienes estos días le han criticado de falta de independencia respecto a la dirección nacional. "No me acogota el respaldo de Ferraz", afirmó en una entrevista con EL PAÍS.

La federación nacional, con sede en la calle de Ferraz, se ha volcado por primera vez con el congreso de los madrileños y ha enviado a sus pesos pesados al Palacio de Exposiciones de La Castellana. El último fue, ayer, el vicesecretario general, José Blanco, que cerró el cónclave.

A nadie se le oculta que en Ferraz es una prioridad recuperar Madrid, donde el PP arrasa y los socialistas no gobiernan desde 1995 en la Comunidad de Madrid y desde 1989 en el Ayuntamiento. Por eso, la dirección nacional y el propio José Luis Rodríguez Zapatero han hecho una fuerte apuesta por Gómez.

Blanco afirmó durante su intervención para cerrar el congreso que Zapatero le ha hecho el "encargo de que le dedique mucho tiempo al PSM para ganar en 2011". Ferraz ha permitido también que varios altos cargos del Gobierno formen parte de la nueva dirección, sin cometido específico, pero con un papel de consejeros.

"Entiendo la tutela como una colaboración leal y de respeto a una federación que tiene sus propios ámbitos de debate, de decisión y de trabajo", puntualizó el secretario general sobre el apoyo de Ferraz. Y para que no haya malas interpretaciones recalcó que sería "extraño" un dirigente regional "que estuviese a disgusto con la federación nacional.

Tanto con la dirección del PSOE como con los militantes madrileños, Gómez contrajo el año pasado, cuando fue elegido por primera vez, el compromiso de hacer una ejecutiva sin la antigua práctica de repartir los puestos por familias políticas, en función de su peso entre los militantes. Los 40 elegidos para la nueva Ejecutiva regional cumplen ese requisito: no hay cuotas. Son "los mejores", según la idea fuerza que subrayaron varios dirigentes. Quizás por eso recibieron el respaldo del 82,87% de los delegados.Eso no significa que entre los integrantes de la dirección no hubiera conocidos representantes de las corrientes políticas que integran la federación madrileña, puesto que los militantes del PSM no han cambiado en un año, ni las familias han sido gaseadas. Pero ya no cuentan a la hora de elegir a la dirección.

De ahí que, por ejemplo, en la Ejecutiva permanente (el órgano de funcionamiento en el que se integran carteras con responsabilidad) sólo hay un simanquista, el alcalde de Collado Villalba, José Pablo González, que fue crítico con Gómez, pero que ocupa una tarea tan importante como Vivienda y Política Territorial. Con el sistema anterior nunca habría estado solo.

La ausencia de simanquistas en la dirección está más relacionada con el papel que han desempeñado durante este último año en el amago de rebelión contra el nuevo secretario general. Porque a la hora de diseñar la nueva dirección Gómez cribó a los desleales.

Prueba de ello es que más del 20% de los miembros de la nueva Ejecutiva son concejales del Ayuntamiento de la capital, el doble que en la anterior dirección. En cambio, sólo cuatro son diputados regionales. Aunque Gómez asegura que no se fijó en la procedencia de los miembros de su dirección, sino en la valía de las personas, es evidente que los ediles de la capital son los que mejor han destilado su proyecto. Y que los continuos encontronazos y desplantes de algunos diputados de la Asamblea, donde se produjeron las críticas más agrias contra Gómez, han tenido reflejo en la dirección.

Porque no se puede decir que no hubiera hueco para ellos. La nueva Ejecutiva ha duplicado sus miembros, al sumar a los 24 que forman la Ejecutiva permanente 17 vocales, que son los que harán de consejeros. De los 40 integrantes, el 40% son mujeres. Además, ellas son responsables de las carteras más importantes, como Organización, Política Autonómica, Administración o Acción Electoral.

La tarea más inminente de esta dirección, que hoy celebra su primera reunión a las ocho de la mañana, es preparar la conferencia política Madrid Ciudad, que se celebrará antes de fin de año, en la que la federación debatirá sus propuestas para la capital.

El congreso que finalizó ayer también aprobó los representantes que Madrid tiene en el Consejo Federal. Entre ellos, Gómez ha premiado a dos integrantes del Grupo Samarkanda, que propició su candidatura el año pasado, los diputados José Quintana y María Antonia García. A última hora, y para incluir más mujeres, cayó otro de ellos, Adolfo Navarro. También figura quien fue el rival de Gómez hace un año, José Cepeda.

Otra de las cuestiones que se ha hecho ya patente este fin de semana es la intención del secretario general de ser el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas de 2011, decisión que le corresponde al partido. Para participar en ese proceso interno, Gómez deberá abandonar su cargo al frente del Ayuntamiento de Parla. Preguntado sobre el momento en el que lo hará, aseguró que aún está en un periodo de reflexión.

"Antes de las elecciones comprometí que éste era mi último mandato municipal", puntualizó. "No soy un profesional de esto, ni quiero serlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de septiembre de 2008