Hombre, albañil y de la costa

El perfil del nuevo parado tiene coordenadas muy definidas: es hombre y de alguna de las comunidades del Mediterráneo, y trabaja en la construcción.

El embate de la crisis en el mercado de trabajo afecta menos a las mujeres que a los hombres. En agosto, el paro masculino creció el 45% en términos interanuales y se situó en 1,16 millones. Entre las mujeres, el aumento es del 11% anual y alcanza 1,36 millones. Se sigue creando empleo en actividades como los servicios sociales y la educación, donde la presencia de mujeres es notable.

Las diferencias por comunidades también son sustanciales, aunque el paro sube en todas ellas. "El repunte es especialmente elevado en los territorios donde la actividad vacacional es más intensa", explicó Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social; es decir, la costa mediterránea, Baleares y Canarias. Y es inferior tanto en la cornisa cantábrica como en las comunidades interiores, tanto por el menor peso de las actividades estacionales como por la menor pujanza de la construcción en estas zonas durante los últimos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 02 de septiembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50