Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La torre herida por el rayo

Un incendio causado por una tormenta eléctrica daña un caserío del siglo XV en Ordizia

Un incendio provocado por uno de los numerosos rayos que acompañaron las fuertes tormentas que afectaron a Guipúzcoa entre la noche del miércoles y la madrugada de ayer ha destruido parte de la torre y el tejado del caserío Zabale de Ordizia, del siglo XV. Este edificio histórico, incluido dentro de los hitos del Camino de Santiago, está catalogado como monumento histórico de Guipúzcoa.

Los Bomberos de Guipúzcoa recibieron una llamada telefónica a las 21.34 informando de que un rayo había causado un incendio en el inmueble. Las dotaciones de cuatro vehículos del cuerpo, con cuatro tanques y una escala, que se desplazaron al lugar lograron controlar las llamas poco antes de las once de la noche. Pese a ellos, varios bomberos se quedaron como retén en el lugar toda la noche como medida de precaución, ya que la tormenta eléctrica seguía y el caserío podía resultar dañado de nuevo. A las cinco de la mañana, el incendio quedaba completamente sofocado.

El edificio está catalogado como monumento histórico provincial

El caserío Zabale es uno de los edificios más emblemáticos de la localidad guipuzcoana. Situado en el barrio de San Juan, fuera del casco urbano, tiene unos 550 años de antugüedad. Su torre cuadrangular, de estilo mudejar, es una de las tres únicas de sus características que existen en toda la provincia, como recordó el alcalde la localidad, el peneuvista José Miguel Santamaría.

En el edificio residen en la actualidad cuatro familias, tres de las cuales tuvieron que pasar la noche en casa de sus allegados, mientras que una mujer de edad avanzada fue trasladada a un hotel.

Por el momento se desconoce la cuantía de los daños causados. Responsables de Arquitectura y Patrimonio de la Diputación guipuzcoana evaluaron ayer los desperfectos registrados para decidir si es necesario apuntalar la torre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de agosto de 2008