Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda paga 1.000 millones en un año por el 'cheque bebé'

El ministerio tramita 400.000 ayudas

El balance del primer año del cheque bebé, la ayuda de 2.500 euros por nacimiento o adopción, se ajusta casi de forma milimétrica a las previsiones del Gobierno. Según los datos publicados ayer por el Ministerio de Economía y Hacienda, entre julio de 2007 (cuando la medida entró en vigor) y junio de este año, la Agencia Tributaria pagó 1.002 millones por algo más de 400.000 solicitudes de ayudas.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció la medida en el último debate sobre el estado de la nación de la pasada legislatura. Y, tras una difícil negociación con los grupos parlamentarios, se aprobó en el trámite de los presupuestos de 2008. Entonces, el Ministerio de Trabajo anticipó que el coste anual superaría los 1.200 millones de euros y que se pagarían más de 450.000 ayudas al año.

En la mayor parte de los casos, la Agencia Tributaria anticipa los pagos, y luego los refleja como deducciones en la declaración del impuesto sobre la renta. Las solicitudes de madres que no tienen que hacer la declaración de la renta por no tener ingresos suficientes y las ampliaciones de la ayuda en 1.000 euros para familias numerosas, hogares monoparentales o niños discapacitados se tramitan a través del Ministerio de Trabajo. En el cálculo inicial del Gobierno, se reservaron unos 200 millones de euros para que Trabajo (que aún no ha publicado su balance) atendiera estos pagos.

El desembolso por el cheque bebé es una de las razones que esgrime el Ministerio de Economía para explicar el deterioro de las cuentas públicas.

Más déficit público

Por primera vez desde 2005, las cuentas del Estado están en números rojos. Hasta junio, el déficit suma 4.683 millones de euros (0,42% del PIB), sobre todo por el bajón de la recaudación fiscal como consecuencia de la crisis económica. Pero Hacienda recordó también que el pago del cheque bebé, la segunda fase de la rebaja del impuesto de sociedades y el adelanto de las devoluciones del IVA restaban 4.600 millones respecto al año pasado.

En el cómputo de Hacienda, apenas se refleja aún la medida estrella contra la crisis, la deducción de 400 euros para trabajadores, autónomos y pensionistas. Hasta ahora sólo se han contabilizado los pagos a los funcionarios. Pero tendrá un efecto notable en las cuentas de julio, mes en el que se reflejará la rebaja de 200 euros aplicada en la nómina de junio y que supone la mitad de los 6.000 millones previstos. Pese a la merma de ingresos, el Gobierno insiste en que mantendrá compromisos como el cheque bebé o los 400 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de agosto de 2008