Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guinea-Bissau también pide ayudas para luchar contra la inmigración

El Gobierno de Guinea-Bissau ha aprovechado la visita del secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Ángel Lossada, para solicitar al Ejecutivo español ayuda material y cooperación para hacer frente no sólo al problema del tráfico de personas, sino sobre todo al del narcotráfico, cada vez más presente en el país. Las autoridades de Bissau se suman así a sus vecinos senegaleses, gambianos, caboverdianos y mauritanos, que ya han recibido de España patrulleras, helicópteros y hasta un avión para patrullar sus costas.

Además de estudiar esa petición, España concederá al país una ayuda de 500.000 euros para financiar las elecciones parlamentarias que se celebrarán el próximo noviembre y costeará los estudios de viabilidad de una serie de infraestructuras en el sur del país.

La ONU hizo recientemente un llamamiento solicitando a la comunidad internacional que ayude al país africano a abordar el problema del narcotráfico en el archipiélago de Bijagos, donde los contrabandistas se están haciendo fuertes.

Un Estado impotente

Durante su estancia, el secretario de Estado también ha tenido ocasión de repasar esta cuestión y la situación en la que se encuentran las fuerzas de seguridad guineanas con el jefe de la misión de la UE en Guinea-Bissau, el general español Juan Esteban Verástegui, cuyo cometido es ayudar a las autoridades a reformar las fuerzas de seguridad del país.

Según Verástegui, el Gobierno guineano "no tiene capacidad real de control del país", de ahí el que con la reforma que se prevé realizar se busque "un Estado más poderoso que pueda hacer frente al crimen organizado que, hoy por hoy, es más poderoso que el Estado".

El militar español, que en Bissau está al frente de una misión civil que depende directamente del Alto Representante de Política Exterior y Seguridad Común (PESC), Javier Solana, consideró más que probable que una vez él presente un balance de los seis primeros meses de la misión a finales de año se despliegue "una misión de apoyo práctico" para reformar los servicios de seguridad. En este sentido, consideró que España, además de contribuir en el plano de la formación del personal, podría aportar algunos helicópteros -tres o cuatro- para contribuir a la vigilancia de las costas y las islas guineanas e impedir tanto el tráfico de inmigrantes como de drogas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de julio de 2008