Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña aliviará las restricciones a la apertura de centros comerciales

Cataluña aflojará sus restricciones a la apertura de grandes superficies comerciales para adaptarse a la directiva europea de servicios, la versión descafeinada de la llamada directiva Bolkestein, que pone en entredicho el actual modelo comercial catalán y pide que el mercado autorregule la oferta y la demanda.

La Generalitat prepara un nuevo modelo que ponga fin al sistema de cupo, por el que se limita la oferta comercial de gran formato que puede haber en un territorio, arguyendo la necesidad de equilibrar al pequeño y al gran comercio. El sistema actual catalán incumple la nueva normativa comunitaria, a la que debe adaptarse antes de diciembre de 2009. El Ejecutivo autónomo ha estado históricamente enfrentado con las grandes superficies. La Generalitat decidía hasta ahora si otorgaba o no una licencia para abrir un gran centro en función de un plan territorial que marcaba el tope de crecimiento de la oferta en función de las previsiones demográficas.

Ahora, el Gobierno catalán tratará de preservar su modelo a través de nuevos criterios de interés social, que sí están contemplados por la directiva europea, como los medioambientales, de movilidad y de planificación urbanística, un último requisito que dará más poder a los ayuntamientos.

Bruselas anunció hace unos meses que llevará a España al Tribunal de Justicia de la Unión Europea porque considera que la ley española y la catalana de comercio no respetan el artículo 43 del Tratado Europeo sobre la libertad de establecimiento, cuyo desarrollo ha dado lugar a la directiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008