Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:WIMBLEDON 2008 | Un pulso de leyenda

Más que Santana, más que Arantxa

Tras lograr su quinto 'grande', Nadal es ya el mejor español y se acerca a Borg

Rafael Nadal es desde ayer el tenista español con más títulos grandes de la historia. Ha ganado cuatro veces en Roland Garros y una en Wimbledon. Cinco es el número mágico. El mallorquín ya mira desde arriba a Manuel Santana, el cacique del tenis español, que ganó cuatro (dos Roland Garros, un Wimbledon y un Abierto de Estados Unidos), y a Arantxa Sánchez Vicario, la jugadora que propulsó el tenis femenino español hacia una dimensión imposible tras ganar tres títulos en París y uno en Nueva York. Nadal, sin embargo, sólo tiene 22 años. La pregunta es obligada. ¿Dónde está su límite? El español iguala o supera en títulos individuales y colectivos todo lo conseguido por las leyendas de su deporte a su edad.

A la edad de Nadal, Federer sólo había conseguido 9 títulos, por 29 del español

Sólo Borg logró tantos títulos con 22 años: 35, incluidos cinco 'grand slams'

Valga como ejemplo el rival derrotado. Federer, el tenista intratable, el hombre que está a dos títulos grandes de igualar el récord de 14 torneos del Grand Slam vencidos por el estadounidense Pete Pistol Sampras, había ganado nueve títulos y un sólo grande, Wimbledon, a la edad de Nadal.

El español, sin embargo, acumula cinco grandes y 29 títulos. Esas cifras, unidas a la Copa Davis conseguida en 2004, le sitúan, a su edad, por delante de tenistas como Sampras, el sueco Mats Wilander, el alemán Boris Becker o el estadounidense John McEnroe. Sólo Bjorn Borg, el tirano de hielo, había logrado éxitos similares con 22 años: 35 torneos, cinco grandes y una Copa Davis. Desde ayer, Nadal es el primer tenista en igualar su doblete hercúleo, la conquista de Roland Garros y Wimbledon en el mismo año, conseguida por el genio sueco en tres temporadas consecutivas.

El triunfo de Nadal, además, tiene el peso de la historia. Con el mallorquín, el tenis español entra en el siglo XXI y cierra el círculo que se abrió con Santana. España ya no sólo produce tenistas de tierra. Nadal, como David Ferrer, finalista sobre el cemento de Shanghai y campeón sobre la hierba holandesa de 's Hertogenbosch, vence también en pistas rápidas, de juego vertiginoso y golpeo intransigente. Bajo techo y al aire libre. En Europa, América o Asia.

Los grandes del tenis pidieron a Nadal en este diario que ganara Wimbledon para considerarle uno de los suyos. Ayer, el español cumplió con su parte. Y, aún así, pocos creyeron que pudiera hacerlo. La ATP, el organismo que rige el tenis masculino, organizó una encuesta entre tenistas míticos antes de la final. Votaron Goran Ivanisevic, Pete Sampras, Richard Krajicek, Michael Stich, Stefan Edberg, Boris Becker, Pat Cash, John McEnroe, Bjorn Borg, Jan Kodes, Stan Smith, John Newcombe, Rod Laver, Tony Trabert y Jack Kramer, o lo que es lo mismo, más de 30 títulos de Wimbledon juntos para decidir un favorito. Nueve de los quince campeones eligieron a Federer como su candidato a la victoria final. Uno se abstuvo. Y, en consecuencia, sólo cinco confiaron en que Nadal lograría abrirse paso hacia la leyenda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008