Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El reto valenciano de Pajín

La renovación del PSPV será la primera tarea de la secretaria de Organización

"Prudencia, paciencia y esperemos a que pase el federal", decía hace poco una diputada de cómo pintaba el congreso de los socialistas valencianos. Ayer, tras la clausura en Madrid del 37º Congreso federal, la frase más repetida entre los delegados valencianos por los pasillos era: "¿Y ahora ya qué hacemos?"

El salto de la vicepresidenta de la gestora valenciana, Leire Pajín, a la secretaría de Organización del PSOE, supone un vuelco para el PSPV. Pajín ha pasado de ser uno de los grandes referentes de los socialistas valencianos en Madrid a la número tres del federal en el PSPV. En este nuevo escenario, está por ver qué piensa hacer.

Amplios sectores del partido apuestan por una dirección de equipo

Su ascenso ha sido bien recibido por la mayoría de los socialistas valencianos, pero liquida una de las posibles salidas para el PSPV y es que Pajín tomara las riendas del partido. Ayer, en declaraciones a la Cadena SER, Pajín aludía a la Comunidad Valenciana -feudo político del PP desde hace años- y aseguraba que los socialistas quieren "ser el partido que más se parezca a los valencianos y que lidere el futuro".

Uno de los primeros encargos para la secretaria de Organización será ahormar una dirección en el PSPV renovada y con opciones de victoria en los comiciones autonómicos de 2011.

Encima de la mesa tiene tres aspirantes que no han "cuajado" todavía, si bien Jorge Alarte es el mejor situado y Joaquim Puig el que dispone de apoyos lo suficientemente sólidos para llegar hasta el final.El desenlace, a dos meses y medio del congreso, está muy abierto, pero tanto el entorno de Pajín como otros sectores amplios del PSPV apuestan por un equipo de dirección más que por un liderazgo. "Un primum interpares", explicaba un dirigente socialista tras la clausura.

Por los corrillos que ayer formaron los delegados valencianos en Madrid corría la idea de que habrá más candidatos. "Pero hasta donde yo sé, a los secretarios de Organización lo que les gusta es que sólo haya uno", decía un delegado. De momento, las diferentes corrientes o familias políticas del PSPV dedicarán esta semana a sentarse y reflexionar acerca del proceso congresual que se avecina.

"Nadie quiere enfrentarse a la dirección federal", apuntaba ayer un veterano dirigente del partido, por lo que se intentará que la nueva dirección no se convierta en una refriega al uso. "Nadie está por esa posibilidad", agregaban. Así las cosas, si no aparecen nuevos candidatos -que todo apunta a que sí- que varíen el statu quo, los socialistas iniciarán un proceso de decantación por uno u otro de los aspirantes conocidos.

El lermismo apostaba desde ayer por un posible pacto final entre Alarte y Puig. Sectores renovadores opinan, por el contrario, que hasta tres aspirantes pueden llegar con opciones a la votación del congreso. "José Luis Rodríguez Zapatero fue en el congreso del 2000 [donde fue elegido secretario general por nueve escasos votos] el último candidato [de cuatro] en presentarse, el menos conocido y el que ganó", recordaba ayer uno de estos últimos.

Especulaciones y escenarios aparte, los socialistas valencianos se volvieron ayer del congreso federal satisfechos por la representación conseguida en los órganos federales.

En la Comisión Ejecutiva Nacional, que Zapatero ha renovado en más del 50%, el PSPV conserva a Leire Pajín, que no solo repite sino que es catapultada como número tres del PSOE. Inmaculada Rodríguez-Piñero, que llegó a la dirección federal de la mano del entonces secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, deja el área de Economía y pasa a ocupar una secretaría ejecutiva dedicada a la ordenación territorial y la vivienda. El partido quiere que Rodríguez-Piñero se centre más en Valencia.

En el Comité Federal, el PSPV mantiene la representación del pasado congreso, pero cambian los nombres. Dejan este órgano los ex ministros Carmen Alborch y Jordi Sevilla y la concejal de Sagunto Gloria Calero. En su lugar entran la alcaldesa de Quart de Poblet, Carmen Martínez -gran aval de Jorge Alarte-, el senador y presidente de la Gestora, Joan Lerma, y el diputado nacional y ex secretario de Organización del PSOE, Ciprià Ciscar. Andrés Perelló, nombrado por Izquierda Socialista, cede su puesto a otro compañero de la corriente.

Juana Serna, diputada por Alicante, será vocal de la comisión federal de Ética y Garantías.

De la Vega y Pajín, juntas

Durante unos minutos, los 103 delegados socialistas valencianos se convirtieron en protagonistas del 37º Congreso Federal del PSOE. En el ágora del congreso -un espacio circular pensado para actos abiertos- se congregaron ayer minutos antes del mediodía la práctica totalidad de los socialistas valencianos destacados en Madrid para hacerse la foto de familia con Leire Pajín, ya como nueva secretaria de Organización. Se citó a los delegados la noche anterior por SMS y se avisó de que la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, cabeza de lista del PSOE por Valencia en las pasadas elecciones, también estaría. Y allí estuvieron.

Después de media hora de espera, Pajín, ataviada con sus mejores galas, y Fernández de la Vega, en vaqueros, se fotografiaban con los valencianos. Decenas de personas contemplaron la escena.

Apenas unas horas antes, Pajín se reunía en la sala Buenos Aires con los delegados del PSPV para agradecerles el trabajo realizado en este cónclave. Los socialistas valencianos se mostraron especialmente satisfechos con las enmiendas transaccionales aprobadas sobre los trasvases de agua -en contra de los socialistas castellano-manchegos- y la nueva estructura del partido, que será provincial pero sin enterrar la estructura comarcal, cuyo cometido se debatirá y aprobará en el congreso nacional de septiembre. De las 900 enmiendas presentadas por el PSPV al federal, al final han salido adelante unas 700 -las más importantes por la vía de la transaccional-.

Pajín agradeció además el apoyo recibido por el PSPV y, aunque reconoció que a partir de ahora su cometido está en el ámbito federal, también les recordó que ella era del PSPV. Poco después, en los pasillos la secretaria de Organización destacaba que su nombramiento daba a la federación valenciana el peso que se merece en el ámbito federal. Leire Pajín es la segunda mujer que ocupa esta área tras la etapa de Carmen García Bloise.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de julio de 2008

Más información