Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero admite la gravedad de la crisis y exige austeridad a todos

El Gobierno reduce en 25.000 plazas la oferta pública de empleo

José Luis Rodríguez Zapatero optó ayer por un lenguaje más realista al describir la crisis económica. "Nuestra economía atraviesa por un periodo difícil que afecta a las economías domésticas y ensombrece las percepciones ciudadanas", reconoció tras varios meses de interpretaciones esquivas sobre la gravedad del problema.

MÁS INFORMACIÓN

"La economía española experimenta una fuerte desaceleración, casi un frenazo", asumió antes de anunciar medidas drásticas para combatir la crisis: reducirá en 25.200 plazas (de 35.900 a sólo 10.700) la oferta de empleo público para 2009; recortará el gasto corriente -20 millones de euros de manera inmediata- y congelará el salario de los altos cargos. Zapatero ahorrará así 250 millones y pretende que el resto de administraciones públicas le imiten. Además, anunció el inicio de la privatización parcial de los aeropuertos dando entrada en su capital a la iniciativa privada y permitiendo una gestión mixta junto a comunidades autónomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2008