Entrevista:ALBERTO FERNÁNDEZ DÍAZ | La crisis del Partido Popular

"Hay que incidir en el discurso social"

1. La seguridad e inmigración, el déficit en políticas sociales, económicas y de vivienda y la visión endogámica del nacionalismo y el tripartito, que se convierten en un lastre para progresar.

2. Arraigar nuestro compromiso catalán. Situar al PP como principal valedor de las políticas que necesita Cataluña y fortalecer la presencia municipal.

3. Tenemos que ser conscientes de que, además de la política lingüística y de nuestro compromiso con España, es imprescindible profundizar el sentido social en nuestro discurso para derrotar al PSC en sus feudos.

4. Cataluña sufre un exceso de tripartito y nacionalismo, que condicionarán su crecimiento y progreso social. El PP, lejos de ser el talón de Aquiles, será el antídoto.

Más información

5. Que aplique su sentido común, saber cuidar las formas y defender un modelo social nítido frente al tripartito y un modelo de Estado diáfano frente al nacionalismo.

6. Durante los seis años que estuve en la presidencia del PP, fuimos decisivos en Cataluña, impidiendo los tripartitos. En las generales obtuvimos el mayor número de diputados de la historia. En Barcelona, he obtenido en dos ocasiones consecutivas los mejores resultados y he reducido a la mitad la diferencia de concejales con el PSC.

7. En el PP hacen falta todos y no sobra nadie.

8. Rajoy con Aguirre.

9. En el apartado nacional, sin ismos; ni catalanismos ni españolismos, porque ambos acaban siendo islas ideológicas que excluyen. Defiendo la libertad con un claro compromiso social. Creo en la iniciativa privada y en los valores como motor de nuestra sociedad y de nuestro país.

10. Una política centrada en la libertad de utilizar catalán y castellano sin ninguna limitación ni penalización y sin que nadie se sienta discriminado por ello.

11. Cuento con el apoyo de Rajoy, igual que los otros candidatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50