La crisis del Partido Popular

El calendario político vasco coge al partido en pleno debate sobre la dureza de su mensaje

"Todo esto [la renuncia de María San Gil a suscribir la ponencia política del próximo congreso del PP, de la que era redactora] nos llega en el peor momento. Estamos un poco aturdidos porque nos coge con las elecciones autonómicas ahí", señaló un dirigente del PP vasco. La inesperada apuesta personal de la presidenta de los populares vascos, sustentada en una inequívoca base ideológica, acaparó ayer de modo oficial un sinfín de apoyos, con la única excepción del secretario de la organización en Álava, Iñaki Oyarzábal, que la consideró "exclusivamente personal y equivocada".

El indudable golpe de efecto de San Gil desempolva un debate siempre soterrado entre los dirigentes populares sobre los decibelios que debe tener su mensaje en el contexto político del País Vasco. En síntesis, a la línea de nítida inspiración mayororejista que es defendida por la inmensa mayoría del PP vasco se opone, con cierta timidez, aunque con solvencia, otra línea partidaria de evitar el aislamiento político mediante una rebaja en la acidez del mensaje y que encuentra sus valedores en dirigentes alaveses tan reconocidos como Alfonso Alonso, Ramón Rabanera o el propio Oyarzábal.

Más información

Para entender la ruptura de ayer, desde Madrid no se oculta algo: "Siguiendo así en el País Vasco nos vamos al aislamiento político". El equipo de Rajoy sostiene hasta la saciedad que unos mejores resultados el 9-M en Euskadi habrían "desinflado buena parte del globo socialista y estaríamos menos lejos". Por ello, las nuevas fuentes en Génova entienden que es conveniente "mantener la firmeza contra el terrorismo, pero no dar la sensación de que nos oponemos a todo y a todos". Sin embargo, esta corriente admite que la sombra de Jaime Mayor Oreja es muy alargada a pesar de su evidente pérdida de peso político a nivel nacional. Eso sí, todos coinciden en que "nadie como María San Gil" para ser la candidata popular a lehendakari. La incógnita radica en augurar con qué discurso lo hará.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de mayo de 2008.

Lo más visto en...

Top 50