Cuando la biblioteca está en el albergue

Los vecinos de San Fermín sufren el olvido de las administraciones

Justo al lado de la Caja Mágica, junto a las casetas de obra de ese complejo deportivo dedicado al tenis que está construyendo el Ayuntamiento por el módico precio de 126,3 millones de euros, está el albergue de San Fermín (distrito de Usera). Y ahí, dentro del albergue, en una de las habitaciones (50 metros cuadrados) del sótano, la biblioteca de este barrio obrero del sur que ha pasado de 14.000 a 28.000 habitantes en dos años. Son 586 los usuarios con carné y 8.500 los libros que ha acumulado gracias a donaciones mayoritariamente, y un 10% con ayudas de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM).

Los residentes llevan 14 años pidiendo un centro de lectura adecuado

Todos en ese habitáculo que "sólo se usa de biblioteca cuando no hay otra actividad" de las que se desarrollan en este centro, explica Marta, encargada de los archivos. Los vecinos llevan 14 años pidiendo una biblioteca, "además de un centro de secundaria y una escuela infantil que evite que tengan que irse los chavales del barrio para estudiar, o que les quiten la montaña-vertedero que tienen enfrente"... Pero lo de la biblioteca se ha convertido en prioritario por ser ya una reivindicación histórica. Tanto que los vecinos más batalladores rondan los 50 y los 60 años.

"Llevamos toda la vida teniendo que pelearlo todo, hasta hace poco el consultorio estaba en un piso, y hace dos años por fin construyeron el ambulatorio... Sólo se acuerdan de nosotros cuando necesitan algún terrenito para una de sus grandes obras de escaparate", dice Víctor Renes, portavoz de los vecinos.

Este hombre fue el que en 1994 fue a la Comunidad a pedir la biblioteca. "Existía entonces, cuando estaba Gallardón, el Plan 18.000 para Usera y Villaverde y nos dijeron que las bibliotecas de barrio las hacía el Ayuntamiento", relata. Y, ya siendo Gallardón alcalde, volvieron a la carga en 2004.

"Dijeron que la harían en Orcasur (el barrio contiguo, de 12.500 habitantes), pero allí lo que solicitaban los vecinos era un centro para jóvenes, que tampoco han construido", explica. "Y ahora dicen que ponen el solar y que hablemos con la Comunidad para que la construya, y uno es pobre pero tonto no y tras 14 años que nos digan que volvamos adonde empezamos...", cuenta.

Hoy ya son los dos barrios los que quieren una biblioteca. El primero porque nunca la ha tenido y el segundo porque se le ha quedado pequeña (30.000 volúmenes en 200 metros cuadrados y ya con los libros en los baños). Y hoy también, cuando a raíz del día del libro y su posterior feria, tanto la presidenta Esperanza Aguirre como Gallardón hablan de los nefastos resultados de los jóvenes madrileños del Informe PISA en lectura, en la región (capital de España con más de seis millones de habitantes y 21 distritos) hay 17 bibliotecas de la Comunidad (tres de ellas en el distrito de Salamanca) y 23 municipales, la última, construida en el distrito de Usera en 2003. En total, 40 bibliotecas: una por cada 150.000 vecinos, aproximadamente.

"Tenemos un plan de fomento de la lectura con un presupuesto de 500 millones de euros para los próximos 12 años para bibliotecas en la Comunidad", dicen en la Consejería de Cultura, que ha construido dos bibliotecas desde 2002. El mar de cifras y de incrementos porcentuales en las inversiones dedicadas a bibliotecas en la región no encuentran su reflejo en la realidad: "Un aumento de un 100% entre 2002 y 2007 (de 24,6 millones de euros a 49,6) en inversión general, dos nuevas bibliotecas en construcción o en proyecto, en Carabanchel y Ciudad Lineal, dos millones de euros en actividades, un incremento del 334% entre 2002 y 2007 en el dinero destinado a fondos (de 2,1 millones a 7,1)...".

En el Ayuntamiento aseguran que están en conversaciones con los vecinos de San Fermín: "En cuanto se llegue a un acuerdo entre los vecinos y el área de participación ciudadana respecto a la ubicación, nosotros desembarcaremos en Usera y haremos la biblioteca", aseguran. Pero nadie recibió a estos vecinos el pasado 26 de abril en el Ayuntamiento cuando fueron, previo aviso, a entregarle al alcalde el Libro Blanco de la Cultura de San Fermín, con las 3.100 firmas recogidas casa por casa y los dibujos de decenas de niños: "Por la biblio".

Vecinos de Usera con los libros donados, delante del albergue de San Fermín.
Vecinos de Usera con los libros donados, delante del albergue de San Fermín.P. O. D.

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS