Un marinero logró activar la boya de SOS

Una de las primeras cosas que hicieron los piratas cuando abordaron el Playa de Bakio, tras disparar con lanzagranadas contra el puente de mando, fue inutilizar su caja azul. Se trata de un equipo precintado que contiene una unidad GPS y otra de transmisión por satélite. De esta forma, se conoce la localización exacta del buque en cada momento.

Afortunadamente, un marinero logró activar, sin que los secuestradores lo advirtieran, la boya que emite una señal de SOS en caso de naufragio y eso permitió conocer la ubicación del buque, a 239 millas de Somalia, y seguir su rumbo, hacia el norte y en dirección a la costa. Por las características del asalto y el lugar al que se dirigían los piratas, los servicios de inteligencia informaron de que éstos pertenecían, con toda probabilidad, al grupo llamado los Marines somalíes, del clan de los Hawiye.

Más información
El Gobierno encargó al CNI el pago del rescate del 'Playa de Bakio'

Casualmente, la fragata Méndez Núñez estaba en ese momento de maniobras en el Mar Rojo y el Gobierno le ordenó dirigirse hacia Somalia. Tardó más de 72 horas en llegar al lugar donde fondeó el pesquero, unos 500 kilómetros al norte de Mogadiscio.

Aunque la Méndez Núñez llevaba a bordo una fuerza de protección, con una docena de infantes de Marina, nunca se planeó una operación de rescate o de persecución de los secuestradores. Para esta última, sólo disponía de un helicóptero, con el apoyo que pudiera prestarle el avión P-3 Orion enviado a Yibuti.

Se ordenó a la fragata mantenerse a una distancia prudencial (unas 15 millas), desde donde pudiera ver sin ser vista y oír sin ser oída.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras repartirse el botín, los piratas esperaron a la puesta del sol para abandonar el barco. Lo hicieron en lanchas rápidas, que cruzaron en pocos minutos la escasa distancia (1,2 millas) que les separaba de la orilla. Cuando se vieron libres, los marineros llamaron al armador y éste les ordenó levar anclas y navegar al encuentro de la fragata. Luego, llamó a la ministra de Medio Ambiente, Rural y Marino, Elena Espinosa, para darle la noticia. Eran las 17.10 del sábado 26 de abril.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS